Latest News

Dropdown Menu

jueves, 16 de mayo de 2013

Avances en el manejo de la Periimplantitis

Tener una deficiente salud periodontal puede reducir la eficacia de la colocación de implantes dentales y acortar sustancialmente su vida media. Pero, además de garantizar una correcta salud bucodental previa, la utilidad de los implantes puede verse amenazada por la aparición de infecciones posteriores que afectan a los tejidos periimplantarios.

Las enfermedades periimplantarias, con la mucositis y la periimplantitis al frente, se han convertido en un reto para odontólogos y periodoncistas (actualmente se calcula que al menos 1 de cada 4 personas con implantes dentales podría sufrir periimplantitis): no solamente amenazan la salud bucodental de los pacientes que cuentan con implantes dentales, sino que también limitan el éxito de posibles terapias periodontales futuras que estas personas puedan requerir.




En los últimos años se han llevado a cabo importantes progresos para mejorar la prevención de las periimplantitis, algo especialmente positivo si se tiene en cuenta que la prevención es el tratamiento más eficaz para este trastorno. También se está progresando en la identificación de factores de riesgo, lo que permite detectar antes y mejor a los pacientes con más probabilidad de desarrollar la enfermedad. La mala higiene bucodental, el tabaco y tener una historia previa de periodontitis son los principales factores de riesgo para sufrir una periimplantitis.

Por otra parte, están apareciendo cada vez más productos e instrumentos de higiene oral que facilitan el control de la placa bacteriana o biofilm dental por parte del paciente. El control del biofilm puede ser complicado por el diseño de las prótesis o por la colocación de los implantes; en este sentido, los expertos advierten sobre la importancia de que el paciente controle bien la placa y, para ello, resulta esencial el empleo de cepillos especiales que permitan el acceso a las prótesis y la mejoría del control mecánico.

Prevención
Sin embargo, el abordaje preventivo que más se va a desarrollar en el futuro es el control químico; sin duda, el uso de un control químico del biofilm en pacientes con implantes es fundamental. Se están investigando moléculas y formatos de productos que permiten llegar a esas zonas donde no se accede fácilmente con las técnicas habituales. En este sentido, el grupo de investigación Etiología y Tratamiento de las Enfermedades Periodontales de la Universidad Complutense está llevando a cabo estudios valorando diferentes productos, como el Cloruro de cetilpiridinio en formato gel.

Con todo, el ámbito de investigación más sugerente y prometedor radica en la búsqueda de un tratamiento regenerativo eficaz. La mayoría de las investigaciones y novedades se centran en técnicas encaminadas a regenerar el hueso perdido y a facilitar que la superficie del implante se vuelva a reosteointegrar. Ante un implante con periimplantitis, el objetivo ideal debe ser regenerar el hueso destruido y, además, que se vuelva a conseguir la osteintegración a la superficie del implante. El problema es que actualmente no hay ninguna técnica predecible y los porcentajes de regeneración y reosteointegración que se obtienen son muy variables.

Fuente: Dentaid/Blog de la Salud Bucal con la colaboración de SEPA

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada