Prótesis adhesiva con brazos metálicos. Reporte de caso clínico

La prótesis adhesiva representa hoy día una alternativa en la rehabilitación de pacientes con ausencia de pieza dentaria siempre y cuando los dientes adyacentes presenten suficiente esmalte intacto, factor que es importante para la mejor adherencia de la misma. Esta prótesis retenida con resina ha adquirido gran popularidad desde que Rochette describiera la técnica para ferulizar dientes anteriores mandibulares en 1973. Rochette introdujo este tipo de prótesis con retenedores perforados para obtener la retención de la resina. Combinando la retención mecánica (perforaciones en los retenedores) y la retención química (resina), este diseño se convirtió en el modelo de estandar por varios años. Un diseño perforado tiene el inconveniente de exponer la resina a los líquidos orales lo que puede conducir a problemas de abrasión de la resina o a microfiltrados en la interfase resina-metal.



Livaditis y Thompson postularon que esta técnica de perforado que exponía la resina a la cavidad oral disminuía la longevidad de las prótesis adhesivas, lo que los llevó a adoptar una nueva técnica llamada grabado electrolítico. En este procedimiento se crean porosidades microscópicas en la superficie de ajuste de un armazón de níquel-cromo mediante un gravado electrolítico diferencial. Esta técnica se desarrolló en la Universidad de Maryland, por este motivo la prótesis se denomina "Puente de Maryland."


Leave a Reply