Latest News

Dropdown Menu

martes, 9 de abril de 2013

Aplicaciones del Botox en Odontología

Dra. Claudia Basagoitia Calderón.

Hoy en día, con el afán de lucir mejor y más joven, el paciente se acerca más y más a procedimientos cosméticos: liposucciones, cirugías plásticas, en el caso de la cavidad oral, dientes más blancos y por eso mismo, la incorporación de aplicación de Botox para reducir expresiones faciales marcadas o embellecerse, como los labios.




El Botox fue aprobado en 1989 por la FDA (Food and Drug Administration) para tratamientos como tics nerviosos. El Botox es su nombre comercial, de la toxina botulínica de tipo A, la cual es una neurotoxina compleja, la cual bloquea la función nueromuscular al adherirse a terminales motoras, lo que provoca que el músculo no responda al estímulo y no se contraiga. Provoca una parálisis pero es de tipo temporal.

En odontología sus usos son:

• Ciertas patologías a nivel muscular como espasmos agudos, bruxismo (apretar y/o rechinar dientes) intesivo.

• Dolores agudos en la articulación temporomandibular (encargada de abrir y cerrar boca), luxaciones de la mandíbula.

• Algunas cefaleas tensionales relacionadas al bruxismo.

• Síndrome de dolor miofascial.

• Tratamientos en glándulas salivales por exceso de salivación.

• En el aspecto cosmético: para reducir arrugas faciales en el entrecejo, reducción de la líneas conocidas como “patas de gallo”, en el ángulo nasolabial, aumento o mejora de en la forma estética de los labios.

Su contraindicación principal es en pacientes que utilizan mucho su boca o expresiones faciales: un cantante, aquél que toca trompeta, locutores, los besadores intensos. También mujeres embarazadas y lactando.

Las complicaciones pueden ser locales como inflamación, leve moreteo, dolor, en ciertos casos, alergias. El excedente de la dosis una pérdida de la expresión facial, pero hay que tomar en cuenta que es reversible.

Son ciertos odontólogos que están capacitados para aplicar dicha toxina, sobre todo los maxilo-faciales y aquellos que han hecho estudios adicionales para aplicarlo. Pues su experiencia y sus conocimientos de anatomía de cabeza y cuello permiten perfectamente ofrecer este servicio.

Fuente: Revista Sonríe

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada