Latest News

Dropdown Menu

viernes, 1 de marzo de 2013

Roncar a diario es una patología que debe ser tratada por especialistas

La apnea ha dejado de ser una pesadilla para decenas de pacientes gracias al pequeño utensilio bucal diseñado y patentado por el equipo de Juan Cobo, que reduce ostensiblemente los problemas respiratorios durante el sueño. «Roncar a diario es una patología como otra cualquiera y, por lo tanto, debe ser tratada por especialistas», advierte el catedrático y director del Instituto Asturiano de Odontología, la primera spin off (organización empresarial que funciona con apoyo de la Universidad) biosanitaria de Asturias, fundada hace once años. El revolucionario invento, elaborado íntegramente en Asturias, se ha expandido ya por toda España gracias a la demanda de muchos dentistas y, desde hace unos meses, se exporta a numerosos países europeos y de otros continentes.



El dispositivo de avance mandibular (DAM), elaborado con resinas, se adapta fácilmente porque los fabricantes diseñan cada unidad de forma individualizada, en función de las características dentales del usuario. Una pequeña biela de acero propicia una leve apertura de la boca, lo que permite la entrada del aire en el aparato respiratorio para rebajar notablemente la intensidad de los ronquidos. «Este pequeño avance favorece la respiración y, por lo tanto, combate la apnea», indica el médico, del departamento universitario de Cirugía y Especialidades Médico Quirúrgicas. El objeto es un perfecto sustitutivo del tratamiento mediante CPAP (presión positiva continua en la vía aérea), basado en el uso de mascarillas nasales y que es el único que emplea la Seguridad Social a través de contratos de alquiler con las empresas productoras.

Los pacientes de apnea no sólo experimentan problemas al dormir, que se traducen en profundos ronquidos y en la suspensión regular del proceso respiratorio durante varios segundos. También adolecen de falta de concentración y de continuo malestar durante el día, debido, precisamente, a las dificultades para conseguir un descanso adecuado. Incluso sufren episodios de sueño repentino. «Hay estudios que han demostrado que esta patología está detrás de un buen número de muertes por accidente de tráfico», indica Cobo. El investigador advierte además de que este mal afecta a «entre el cuatro y el ocho por ciento» de los mayores de 40 años y a «entre el dos y el cuatro por ciento» de la población infantil. «En el caso de los niños, los síntomas son precisamente los contrarios, al manifestarse en una gran inquietud. Muchos de los pequeños que tienen esta dolencia están mal diagnosticados de hiperactividad», añade. «Esta enfermedad está englobada dentro de las que se conocen como modernas porque, hasta hace poco tiempo, había muchas personas que la padecían y no tenían conocimiento de ello. Últimamente se ha puesto de moda porque cargos de relevancia, como algún político de primera línea, la sufren», comenta el experto.

Cobo es un pionero por varios motivos, al margen de la invención y comercialización de los DAM. Nacido, licenciado y doctorado en Aragón, llegó a Oviedo para cursar su especialidad y nunca más dejó Asturias. Obtuvo su cátedra en 1992 y, una década después, creó el Instituto Asturiano de Odontología para llevar a cabo sus investigaciones en I+D+i, gracias a un convenio marco con la Universidad. El centro médico da empleo a una treintena de especialistas (seis profesores entre ellos) y ha conseguido financiarse gracias a sus propia labor científica, al margen de subvenciones públicas. Está ubicado en la calle Catedrático José Serrano de la capital, enfrente de la Facultad de Medicina, y cuenta con varios certificados de calidad. Además, es la sede donde realizan sus prácticas todos los alumnos del máster oficial de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial, procedentes de toda España. Atiende a centenar y medio de pacientes al día por diferentes problemas dentales, especialmente vinculados a la ortodoncia, con unos precios muy asequibles que no han subido desde su apertura, en 2002.

«El instituto no se creó para obtener beneficios económicos; para eso ya están las clínicas privadas. Tiene una finalidad puramente científica y académica. Por algo es una spin off de la Universidad», explica Cobo. Su éxito, motivó hace seis años que el médico creara la empresa Asturiana de Dispositivos Intraorales para el Tratamiento de la Apnea del Sueño y Ronquido (Aditas), que es la encargada de comercializar los DAM y cuenta con seis empleados.

El equipo de Cobo trabaja ahora en el desarrollo de unos microimplantes con características avanzadas, que no dará a conocer hasta conseguir la patente. «Por el momento, estamos volcados en los DAM, un gran éxito que cuenta ya con varios reconocimientos internacionales, como un reciente premio que recibimos en Miami», explica el docente. «Un orgullo porque es un producto bueno, bonito y barato, hecho en Asturias, por asturianos y para todo el mundo», remata.

Fuente: lne.es

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada