Latest News

Dropdown Menu

miércoles, 20 de marzo de 2013

Papel de la biopelícula dental en la enfermedad periodontal

ENFERMEDAD PERIODONTAL Y BIOPELÍCULA DENTAL

Las enfermedades periodontales se encuentran entre las enfermedades infecciosas más comunes de los seres humanos. Se caracterizan por la destrucción inflamatoria de los tejidos de soporte dental, incluyendo el hueso alveolar 1. Esta inicia con la gingivitis que se manifiesta como enrojecimiento e inflamación de las encías, que sangran con facilidad bajo estimulación, como ocurre durante el cepillado dentario. Puede mantenerse contenida en los tejidos de la encía marginal o puede extenderse y convertirse en periodontitis cuando surge la destrucción de los tejidos de soporte periodontal y el hueso alveolar, el cual se denomina como la pérdida de inserción periodontal y la pérdida de hueso alveolar.



La formación de las biopelícula dental, como estructura de organización bacteriana, es una manifestación del fenómeno denominado quórum sensing (QS). Dentro de las diversas opciones de manifestar fenómenos de organización bacterianas, la asociación en biocapas de las bacterias se da como resultado de la interacción de unas señales moleculares que se denominan autoinductores, con unas proteínas transcripcionales que permiten o bloquean la expresión de genes involucrados en el QS. Las biopelícula dental están formados por una o más comunidades de microorganismos, embebidos en un glicocálix, unidos a una superficie sólida. La razón por la que existen las biopelícula dental en la naturaleza es que permiten a los microorganismos unirse y multiplicarse sobre distintas superficies. Además, las bacterias que forman parte de una biopelícula dental (sésiles) disfrutan de un gran número de ventajas en comparación con las bacterias aisladas (plantónicas) lo que permite además de la supervivencia, la conjugación bacteriana, la variación fenotípica de las mismas y el intercambio de información genética.

Se entiende que las enfermedad periodontal se inicie y sea perpetuada por un grupo de bacterias predominantemente Gram negativas y por las bacterias anaerobias de la placa bacteriana, constituyéndose en biopelícula dental, la cual sufre modificaciones y variaciones que permite su adaptación a las diversas condiciones. Este proceso puede controlarse por el empleo o por medio de la práctica diaria de la higiene oral eficaz, siendo las medidas tales como el cepillado de dientes y el uso de medios auxiliares tales como el hilo dental entre los dientes, una de las formas más efectivas hasta la presente de controlar esa biopelícula dental dental.

Es posible que las infección periodontal pueda representar mayores riesgos adicionales para los individuos susceptibles, lo que puede contribuir a enfermedades graves como la enfermedad coronaria y al infarto, al aumento de parto prematuro, o bebés con bajo peso al nacer, igual como puede suceder con aquellas personas que padecen diabetes no controlada o con enfermedades respiratorias.

TRATAMIENTO PARA LAS BIOPELÍCULAS DENTALES

El control mecánico de la biopelícula dental en los dientes es hasta la fecha, el principal soporte para la eliminación de este conglomerado bacteriano y la prevención de la enfermedad periodontal, lo que no establece de forma certera y racional que estos enfoques terapéuticos sean procedimientos completamente efectivos para su control o eliminación, ya que se observan muchas deficiencias y debilidades. La baja eficacia de los procesos de higiene personal sugiere que el control de placa bacteriana por métodos mecánicos, debería conducir a la prevención de la inflamación gingival, lo que en la práctica no ocurre de forma concluyente. 

Esto es particularmente pertinente a la luz de la evidencia reciente, la cual sugiere que la gingivitis incrementa el riesgo de la pérdida de inserción periodontal y que la prevención de la inflamación gingival podría reducir la prevalencia de periodontitis leve a moderada en diversos grupos poblacionales, especialmente en los jóvenes. Lo que permite establecer que el control mecánico de la biopelícula dental en cavidad oral, es insuficiente para la mayoría de los pacientes en diversos grupos poblacionales.

Para mejorar la capacidad de control de la biopelícula dental, pero desde el punto de vista químico, se ensayaron varios agentes antimicrobianos como auxiliares, a fin de mejorar los resultados obtenidos con el cuidado bucal en el hogar, pero los resultados no son satisfactorios ni completamente eficientes.

Las características estructurales y fisiológicas de las biopelícula dental confieren una resistencia innata tanto a antibióticos, a desinfectantes y a germicidas. Las bacterias de las biopelícula dental son resistentes de los agentes antimicrobianos por mecanismos diferentes a los de las células planctónicas, es decir, los sistemas de expulsión activa, mutación de la diana y enzimas modificadoras principalmente. En muchas situaciones la concentración de antimicrobiano requerida para alcanzar actividad bactericida frente a las biopelícula dental suele ser muy superior a la de las bacterias planctónicas dependiendo de la especie y el fármaco. 

Otra característica importante es que las bacterias que forman parte de las biopelícula dental recuperan la sensibilidad original una vez que se dispersan de la misma. Teniendo en cuenta estos datos, parece que la resistencia de las biopelícula dental a los agentes antimicrobianos no se debe probablemente a mecanismos codificados genéticamente ni a la selección de mutantes resistentes presentes en sub poblaciones, ya que los altos niveles de resistencia desaparecen por ejemplo cuando, en el caso de pacientes con dispositivos médicos infectados por biopelícula dentals bacterianas, éstos son retirados.

Está bien demostrado que la resistencia a los antimicrobianos en este tipo de estructuras es multifactorial, varía de unas especies a otras y se debe más bien a las características fisiológicas de las bacterias de la biopelícula dental, así como a la ultra superficie de la misma estructura. Entre los mecanismos responsables del elevado grado de resistencia se señalan: a) impermeabilidad de la biopelícula dental a los agentes antimicrobianos, b) tasa alterada de crecimiento de los organismos, c) el microambiente de la biopelícula dental que antagoniza la actividad antimicrobiana, d) mecanismos de resistencia expresados en bacterias planctónicas, e) elementos genéticos de transferencia horizontal y, f) el papel del biomaterial en la inducción de resistencias.

El microambiente en el interior de las biopelícula dental es un factor que afecta a la actividad antimicrobiana debido a diferentes variables como la pO2, pCO2, concentración de cationes divalentes, niveles de hidratación, pH o concentraciones de pirimidinas, produciendo efectos adversos en la acción de los antimicrobianos en el interior de la biopelícula dental donde las condiciones ácido-básicas y aeróbicas-anaeróbicas pueden variar. Frente a las biopelícula dental podemos actuar:

Evitando o retrasando la aparición. Se pueden realizar cambios en las características físicas y/o químicas de las superficies a las que se adhieren las biopelícula dental, de forma que se impida o retrase la adhesión. También se podría actuar sobre el medio líquido de crecimiento de la biopelícula dental.

Se pueden realizar tratamientos que cambien el medio ambiente bacteriano (tratamiento ecológico), lo que imposibilitaría el desarrollo de determinadas biopelícula dental; mediante un buen control de la placa supragingival, se produciría un cambio en las condiciones ambientales subgingivales, dificultando el desarrollo de biopelícula dental patógenas.

Una vez la biopelícula dental se desarrolló, podría actuarse de dos formas para eliminarlas:

a. por medios físicos, ya sea terapia de raspaje y alisado radicular.

b. por medios químicos.

Siendo la cavidad bucal de fácil acceso, se pueden eliminar las biopelícula dental por medios físicos, bien a nivel supragingival (por medio del cepillado y profilaxis dental), bien a nivel subgingival (por medio de raspado y alisado radicular, o cirugía periodontal).

A nivel supragingival se pueden utilizar distintos antisépticos, y a nivel subgingival distintos antibióticos y antisépticos. Para que estos productos consigan el mayor efecto posible, sería deseable producir de forma física una desorganización previa de la biopelicula dental , lo que desde un punto de vista preventivo es de mejor oportunidad.

Fuente: actaodontologica.com / PAPEL DE LA BIOPELÍCULA DENTAL DENTAL EN LA ENFERMEDAD PERIODONTAL / ANTONIO JOSÉ DÍAZ CABALLERO, RICARDO VIVAS REYES, LEONARDO PUERTA, MAICOL AHUMEDO MONTERROSA, ALEJANDRA HERRERA HERRERA.

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada