Latest News

Dropdown Menu

viernes, 1 de marzo de 2013

Encías sanas, implantes dentales sanos

Los implantes dentales se han convertido en la primera alternativa de tratamiento cuando faltan una, varias o todas las piezas dentales en la boca del paciente. Estos reportan numerosas ventajas al ser la opción que más se asemeja a un diente natural en la actualidad. Existen diferentes tipos de prótesis que son soportadas con implantes dentales, desde dientes unitarios o estructuras de varios dientes hasta prótesis removibles, que al ser retenidas con los implantes dentales eliminan los movimientos que suelen acompañar a este diseño de prótesis, quedando mucho más estables y confortables para el paciente. 



Antes de comenzar un tratamiento con implantes es imprescindible que el especialista realice un estudio exhaustivo de cada caso ayudándose de pruebas radiológicas 3D, para determinar cuáles son las condiciones óseas del paciente, y cuando sea necesario, planificar técnicas de regeneración ósea, garantizándole al paciente poder colocar un implante dental de medidas adecuadas de forma predecible.

En este estudio se debe incluir una inspección completa del estado de las encías del paciente, ya que si existe un problema en ellas, las bacterias que son determinantes en el desarrollo de la enfermedad periodontal, van a actuar sobre los implantes favoreciendo el fracaso inmediato o la aparición con el paso del tiempo de problemas en los implantes.

Una vez finalizado el tratamiento y colocada la prótesis sobre el implante, es necesario seguir un programa de mantenimiento y revisiones, ya que el implante corre el riesgo de sufrir una mucositis o una periimplantitis en los casos más avanzados, que es la inflamación de la encía que existe alrededor del implante, pudiendo ocasionar la pérdida del implante si no se trata a tiempo.

La mucositis aparece como consecuencia de un mal control de la placa y la higiene, similar a la gingivitis en un diente, y se caracteriza por inflamación de la encía alrededor del implante, mal sabor de boca, enrojecimiento y sangrado, aunque todavía el hueso existente por debajo de la encía no se ha visto afectado. Cuando la mucositis persiste y no se trata puede evolucionar a la periimplantitis, que junto a los síntomas de la mucositis, se acompaña de pérdida de hueso alrededor del implante, provocando una posible pérdida del mismo y la afectación general del estado de salud del paciente.

El estado de salud de las encías es muy importante para el correcto mantenimiento de la salud bucodental, es por ello que cuando un implante dental o los dientes se encuentran afectados periodontalmente, con periimplantitis o periodontitis respectivamente, es necesario que sean tratados rápidamente evitar la pérdida de los mismos.

Existen numerosas publicaciones científicas que han demostrado que en la actualidad un porcentaje muy elevado de implantes dentales sufren de mucositis o periimplantitis, por no seguir un correcto programa de mantenimiento. En resumen, el éxito de una prótesis sobre implantes a largo plazo va a depender de una correcta planificación y un buen mantenimiento.

Fuente: salud.ideal.es / Clínica Diéguez

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada