Latest News

Dropdown Menu

viernes, 22 de marzo de 2013

El biofilm dental, un enemigo silencioso

¿Qué tienen en común la caries, el material resbaladizo que recubre las piedras de los lechos de ríos, la enfermedad de las encías y el limo que envuelve un jarrón de flores? La pregunta puede sonar rara, pero la respuesta es sencilla: el biofilm.



Tal vez no estés familiarizado con esta palabra, pero estás en contacto con ella todos los días. La OMS define el “biofilm” como un ecosistema bacteriano proliferante y enzimáticamente activo. Es decir, es un conjunto de microrganismos que pueden adherirse a varias superficies naturales o artificiales y ahí crear colonias.

Aunque en muchos casos la concentración de bacterias sea benéfica para el medio ambiente, en otros puede resultar bastante dañina, como es el caso del biofilm bucal.

¿Qué es es biofilm dental?

Las bacterias bucales pueden estar organizadas de dos maneras: en la saliva, suspendidas en la fase liquida, o en una superficie dura, formando una película adherente, lo que se conoce como biofilm dental. También llamado de placa bacteriana, es un conjunto de microorganismos que se une a las paredes de las piezas dentarias. Si esa placa no es eliminada a través de la higiene bucal, es decir, si los microorganismos consiguen los sustratos necesarios para sobrevivir y persisten mucho tiempo sobre la superficie dental, puede producir diferentes tipos de enfermedades en la boca.

¿Qué daños puede causar?

Cuándo la placa adhiere a la superficie de las piezas dentales, puede afectar las estructuras de soporte interno de los dientes y así dejar “la puerta abierta” para la entrada de otras bacterias y microrganismos. El biofilm dental es uno de los principales responsables de algunas de las enfermedades bucales más comunes, como la caries – que afecta a un 60 a 90% de la población mundial -, la enfermedad de las encías, gingivitis, entre otras.

¿Qué hacer para prevenirlo?

La prevención es una de las maneras más eficaces de evitar diversas molestias que suelen surgir en la boca a lo largo de la vida. Además de los buenos hábitos de higiene bucal en casa, es imprescindible realizar visitas frecuentes al dentista para efectuar una limpieza profesional. Eso porque, una vez que la placa está adherida al diente, solamente el cepillado no es suficiente para eliminarla. El biofilm es bastante rígido y difícil de ser extraído, así que son necesarios equipos especiales para extirparlo.

Fuente: vidayestilo.terra.com.ar

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada