Latest News

Dropdown Menu

viernes, 15 de febrero de 2013

Salud bucal en el adulto mayor

El envejecimiento puede producir cambios en la estructura de la cavidad bucal, aunque estos varían entre los individuos y pueden o no causar alteraciones en la función. La boca tiende a secarse por la disminución de la saliva, haciendo más difícil comer, tragar, degustar y hablar, favoreciéndose la formación de caries. Sucede cuando las glándulas salivales dejan de funcionar correctamente, a menudo como efecto secundario de medicamentos o debido a otros problemas de salud o por el cambio hormonal en la menopausia.



Hay un mayor desgaste de la superficie de los dientes, dientes más largos por pérdida del hueso alveolar y mayor movilidad dental, dientes afilados, quebradizos y de color amarillo, disminución del gusto, mayor sensibilidad.

Las encías se adelgazan favoreciendo la perdida de los dientes, se reduce la capacidad para soportar presión de una prótesis dental y disminuye la capacidad para masticar.

Menor capacidad defensiva y reparadora de los tejidos frente a la agresión bacteriana, con frecuencia de infecciones por hongos y, en caso de lesión retardando la cicatrización, aparición frecuente de aftas o erosiones, y también observamos cómo la piel de los labios y perioral se va arrugando. Además el paciente mayor suele tener enfermedades de base (Hipertensión, Diabetes, etc), inmunodepresión y terapias farmacológicas variadas y de larga duración que conducen a un rápido deterioro bucal y que necesitan un manejo profesional.

Así cómo limitaciones de orden socioeconómico, por ello un alto porcentaje de la población geriátrica presenta condiciones de salud oral bastante precarias, reflejadas en el hecho de que prevalece la ausencia de varios o todos los dientes.

La patología que es posible encontrar en la boca del adulto mayor es variada, pero las dos fundamentales son la caries y la enfermedad periodontal. La caries dental se define como la pérdida de estructura del diente debida a una desmineralización de las estructuras duras que lo componen de causa bacteriana. Y, en el caso de los pacientes adultos mayores, su ubicación es sobre todo a nivel radicular.

La enfermedad periodontal es considerada la segunda causa de pérdida dentaria, sin embargo, en el adulto mayor puede igualar y en muchos casos superar a la caries dental como primera causa. En ella las bacterias y otros factores producen la pérdida y deterioro de los tejidos que rodean y soportan el diente, lo que sin el tratamiento oportuno conduce a la pérdida dentaria. Para que la boca pueda funcionar de forma óptima, es ideal la conservación de la mayor cantidad de dientes posibles para cumplir con una masticación eficiente y con los requerimientos estéticos del paciente.

En su defecto, ante la pérdida dentaria la mejor opción actual es la colocación de implantes dentales por especialista teniendo en cuenta todos los factores y necesidades que rodean a este tipo de pacientes, para los que es ideal la colocación de implantes por ordenador donde ajusta las medicaciones que tome el paciente y se interfiere lo mínimo posible al colocárseles los implantes y los dientes provisionales en una sola sesión sin puntos ni prácticamente molestias.

Las enfermedades que afectan al adulto mayor son muchas por lo que requiere muchos cuidados, pero cada una de ellas tiene tratamiento y un cuidado y prevención particular.

Es conveniente analizar tratamientos dentales adecuados a esta edad, contemplando alternativas de menor costo que eleven su calidad de vida, fomentando la prevención.

Fuente: diarioinformacion.com

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada