Latest News

Dropdown Menu

miércoles, 2 de enero de 2013

La movilidad dental y tratamiento

El aparato periodontal que sirve de soporte a los dientes está formado por cemento, hueso, y ligamento periodontal. Éste consiste de tejido, fibras colágenas y conectivo laxo. Éste contiene los vasos sanguíneos linfáticos y fibras nerviosas. Además un sistema líquido que envuelve los elementos intra vasculares y extravasculares utilizado para estabilizar los dientes.



El aparato periodontal es la entidad encargada de impedir el movimiento de los dientes... pero podemos considerar que una movilidad que no altera la función correcta de los dientes o que no provoca molestias al paciente puede considerarse como movilidad fisiológica. Por supuesto algunos odontólogos consideran que cualquier movimiento dental visible a la inspección es patológica.

El grado de resistencia al movimiento dental podrá estar vinculado directamente al área de la superficie radicular contenida en el periodonto, en todo caso el soporte óseo no es el único criterio importante... no siempre existe una correlación significativa entre la extensión de la destrucción ósea y el grado de movilidad del diente.

En efecto se pueden encontrar dientes con movilidad mínima en casos de afección periodontal considerable, inclusive con inflamación de la encía y desprendimiento o destrucción de la conexión de las fibras o tejido al diente y en cambio, dientes con periodonto (encía, etc.), aparentemente sano pueden presentar movilidad grave.

La salud general del huésped (la persona) influye sobre el periodonto por ejemplos embarazo, esclerodermia, disfunción parotidea, inflamación periodontal aguda, hábitos como bruxismo y apretamiento de dientes contactos oclusales prematuros y la maloclusión pueden afectar la movilidad de los dientes.

Por lo general la movilidad dental aumenta debido ya sea a: una disminución de la resistencia de los elementos estabilizadores de periodonto o bien al aumento en la magnitud de las fuerzas que actúan sobre los dientes.

En algunos casos la hipermovilidad de los dientes persiste aún después de haber realizado tratamiento periodontal y ajuste oclusal correctos. Si la movilidad dental compromete el bienestar o la función del paciente, entonces se pensará en utilizar dispositivos auxiliares como protectores nocturnos, placas de mordida o bien se hará la ferulización de los dientes dispositivo que suele emplearse para la estabilización de las partes afectadas los dientes son estabilizados al unirlos mediante la férula.

La estabilización aumenta la fuerza aplicada y las férulas pueden emplearse para limitar el movimiento dental prevenir la migración o desplazamiento dental y los traumatismos secundarios de la oclusión. O el acto de cerrar masticación.

Los resultados obtenidos con las férulas finas y permanentes pueden ser realmente asombrosos; sin embargo se tendrá cuidado de respetar el contorno de la corona la colocación de márgenes y el diseño de ponticos o dientes a sustituir dicho en otra forma debemos de conciliar la forma de la función y tomar en cuenta la interrelación tejidos blandos-tejidos duros. Se han utilizado prótesis fijas con buenos resultados en pacientes con soporte periodontal muy enfermo.

Esto no significa que se puede permitir en estos pacientes por ningún motivo que presenten inflamación ninguna de sus encías... debe tener salud gingival extrema por control periodontal escrupuloso higiene bucal exagerada si deseamos mantener función dental en masticación.

Fuente: elsiglodetorreon.com.mx

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada