Latest News

Dropdown Menu

domingo, 20 de enero de 2013

El turismo médico es fuente de divisas, la odontología no se queda atrás

Cerca de 100 millones de dólares al año dejan los 9.000 extranjeros que vienen al país a operarse en centros médicos y estéticos privados. Es un circuito sólo apto para pacientes de clase media alta.

Hay un solo lugar en el mundo donde los cuadros de la reina de Inglaterra, Isabel II, y del “Padre de la Patria” argentino, José de San Martín, están juntos, uno al lado del otro, en la misma pared. Es en el Hospital Británico de Buenos Aires, una de las entidades que, para mejorar sus ingresos, recibe a pacientes extranjeros que vienen a realizarse algún tipo de intervención médica programada.




Es una fuente de divisas que creció más de un 25 por ciento en los últimos cuatro años y que cobró mayor importancia desde las restricciones cambiarias. El ingreso de dinero por turismo médico o estético creció de 71,4 millones de dólares en 2009, a 80,7 millones en 2010, dio un salto a 95,1 millones en 2011 y hasta julio pasado fue de 57,2 millones de dólares.

Lo revela un informe del Ministerio de Turismo de la Nación, obtenido por Clarín mediante un pedido de acceso a la información. Contiene datos de la Encuesta de Turismo Internacional y de instituciones privadas que integran la Cámara de Instituciones Argentinas para la Promoción de la Salud (Ciapsa).

Llegan más de 9.000 pacientes por año a Ezeiza y al Aeroparque metropolitano en busca de especialidades como by pass cardíacos, implantes de busto, tratamientos dentales, lifting faciales o angioplastias. Hace cuatro años se quedaban unos ocho días en el país y gastaban, en promedio, 960 dólares diarios. El año pasado, prolongaron su estadía a 10 días, y gastaron 1.100 diarios, según precisa el reporte oficial.

Se trata de servicios médicos VIP, que contrastan con la realidad de hospitales públicos de la Argentina y barreras económicas que impiden el pleno acceso a la salud de la población más vulnerable. Aquí, se posponen cirugías por falta de insumos, hay pacientes que viven una odisea para conseguir turnos y hasta se opera bajo la tenue luz de una linterna, como sucedió en el Chaco, cuando un quirófano se quedó sin electricidad.

Las operaciones o tratamientos de pacientes del exterior se pactan en dólares, previo envío de un presupuesto, dado que la moneda norteamericana sirve como valor de referencia a nivel internacional. “En cualquier caso, los precios de las intervenciones están dentro de los parámetros de los valores nacionales y eso es lo que hace a la Argentina competitiva en Turismo Médico”, explicó Sebastián Dates, director de Relaciones Institucionales del Británico.

Luego, la facturación se realiza en pesos argentinos, al tipo de cambio oficial vigente.

El Hospital Universitario Austral -donde hace un año le extirparon la glándula tiroides a la presidenta Cristina Kirchner- cuenta con un Departamento de Pacientes Extranjeros, que en 2012 registró 130 visitas. “La cifra experimentó un aumento progresivo en los últimos años y un 20 por ciento más con respecto al año anterior”, señaló a Clarín el médico clínico Diego Bernárdez, coordinador del área.

Atiende a pacientes de Uruguay, Paraguay, Bolivia y, en menor medida, de Centroamérica, Estados Unidos y Europa. “Las principales especialidades que requieren son la patología mamaria, la patología de cabeza y cuello, traumatología y cardiología, y, en alta complejidad, la cirugía cardíaca, la neurocirugía y el trasplante hepático”, puntualizó Bernárdez. En el Austral, los extranjeros “pueden pagar en dólares o en pesos, aunque generalmente pagan en pesos argentinos”.

A los que vienen con divisas, la opción argentina en salud les resulta más económica que la ofrecida por otros países. Un by pass cardíaco cuesta aquí unos 15 mil dólares, mientras que en Estados Unidos sale 144 mil dólares, casi 10 veces más. Un implante de busto, que aquí se hace por tres mil dólares, cuesta 500 dólares más en Costa Rica, 1.500 más en la India y 5.000 más en México. Sólo es más barato en Colombia, donde esa operación sale unos 2.600 dólares, según información brindada por el Instituto Nacional de Promoción Turística (Inprotur).

En comparación con un cuadro similar difundido por el organismo hace cuatro años, el by pass aumentó 5.000 dólares en este tiempo y el implante de busto, 700. Son dos marcas de inflación en dólares.

Una angioplastia aquí sale siete veces menos que en un hospital norteamericano: 7.500 dólares contra 57 mil. Y un implante dental que aquí sale 700 dólares sale cuatro veces más en Singapur, cinco veces más en Corea y más del doble en Colombia. En Estados Unidos, sale de 2.000 a 10.000 dólares.

Un lifting facial cuesta en la Argentina unos 2.500 dólares, menos que en Colombia (U$S3.305), Costa Rica (U$S5.900), México (U$S7.200), Tailandia (U$S6.500) y Singapur (U$S4.000), todos países de la elite del turismo médico.

El Ministerio de Turismo difunde en el exterior los servicios que se ofrecen. “La promoción se realiza en ferias de turismo médico mundiales, seminarios y work shops en países como Brasil, Perú, España, Chile y EE.UU. Participan entidades como Fleni, Hospital Italiano, Hospital Alemán, Clínica Bazterrica, Fundación Favaloro, Instituto Cardiovascular de Buenos Aires y Centro Oftamológico de Diagnóstico, entre otras”, indicó Leonardo Boto, secretario ejecutivo del Inprotur.

Un ránking latinoamericano, elaborado por la plataforma de información AméricaEconomía, en base a datos sobre seguridad y dignidad del paciente, calidad del plantel médico y enfermería, cantidad de camas e investigaciones, destaca a tres instituciones argentinas: el Hospital Austral en el puesto 12, el Hospital Alemán en el 13 y el Hospital el Cruce Néstor Kirchner en el 39. Este último es donde, hace días, lograron sacarle un clavo del corazón a un obrero.

El Italiano atiende casos complejos por patologías oncológicas, ortopédicas, urológicas y cardiovasculares. También hace trasplantes con donante vivo relacionado. El año pasado, utilizó 1090 días-cama de internación para pacientes de Venezuela, Ecuador, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Guatemala.

El Austral busca obtener una certificación de calidad internacional, un dato que observan las aseguradoras con cobertura en el país.

Los pacientes destacan además el trato personalizado de los médicos argentinos, una dimensión humana que no encuentran en otros países, indicaron los consultados.

Una de las firmas mencionadas por el Gobierno en su informe y destacadas en la página web del Inprotur y la Fundación Exportar www.medicinaargentina.org, la clínica odontológica Dental House , fue cuestionada por algunos de sus clientes. Un informe de Crónica TV mostró a varios de ellos con las coronas caídas y problemas bucales.

Clarín buscó un descargo de la firma por este tema puntual, pero hasta ahora no ha llegado. Ana Prieto, su directora, asumió hace dos años la presidencia de la Cámara de Instituciones Argentinas para la Promoción de la Salud.

Los premios Nobel de ciencia obtenidos por argentinos, la tecnología de última generación y la yapa de los atractivos turísticos mejoran las ventajas comparativas del país, consigna el reporte oficial.

Fuente: El Clarín

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada