Latest News

Dropdown Menu

viernes, 7 de diciembre de 2012

Patología del labio: Lesiones inflamatorias e infecciosas

Fístulas Labiales Inferiores

Las glándulas salivales vierten su contenido al exterior, mediante conductos ciegos que se abren de forma simétrica a ambos lados de la línea media. Su desarrollo se debe por la persistencia de surcos laterales del arco mandibular embrionario. El 2% de los pacientes con fisura labiopalatina presentan fístulas labiales, correspondiendo a las características del Síndrome de Van der Woude.

Tratamiento quirúrgico se realizará en función del defecto estético y las inflamaciones recidivantes.



Doble Labio Congénito

Repliegue que sobrepasa el borde libre del labio superior. Congénito, aunque se manifiesta con la dentición temporal. No presenta ningún tipo de clínica. Es una característica del conocido Síndrome de Ascher, junto con blefacalasia y bocio. Tratamiento, debe ser quirúrgico realizando la escisión elíptica o una plastia en W.

Fisura Labial comisural

Pequeñas invaginaciones mucosas q aparecen en la comisura labial y viene producidas por una falta de fusión de los procesos embrionarios maxilar y mandibular. Frecuentes en varones adultos.

I Lesiones Inflamatorias e Infecciosas de los Labios

Las lesiones inflamatorias propias de los labios, con morfología común y un cuadro histológico inespecífico, se conoce como Queilitis. Existen diversas clasificaciones de sus tipos y de los factores de riesgo que intervendrán en su desarrollo. La mayoría se desarrollan en la semimucosa del labio inferior, por la ausencia de glándulas salivales, queratinización.

• Queilitis Glandular

Lesión inflamatoria de las glándulas menores del labio, originada a nivel de unión de la semimucosa con la mucosa. Forma común y propia de la edad adulta. Formas clínicas que presenta son, simple, superficial supurada (enfermedad de Baelz) y supurada profunda (queilitis glandular apostematosa)

TRATAMIENTO

Basado en tratamiento antibiótico y en la eliminación de los factores predisponentes. Sólo está indicada la cirugía en casos muy concretos, con episodios muy repetidos y con larga evolución.

• Queilitis No Glandulares

Etiología multifactorial, predominando irritantes primarios de contacto como cosméticos, prótesis, dentífricos. Se clasifican en subaguda, aguda y crónica. Afectación es superficial, extendiendose a ambos labios y piel de alrededor. Se presentan los labios edematosos, rojos calientes y dolorosos, con lesiones vesiculoampollosas.

Tratamiento, bastará eliminación de causa desencadenante acompañado de la administración de antiinflamatorios tópicos y sistémicos.

• Queilitis Actínica

Es una degeneración tisular de los labios secundaria a la exposición continuada y prolongada a la luz solar. Se presentan labios pálidos, brillantes y fisurados en la región comisural y en la interfase cutaneomucosa.. Puede evolucionar a una leucoplasia y carcinoma. Histología, atrofia del epitelio escamoso estratificado con una notable producción de queratina.

Su localización más habitual es en el labio inferior, siendo en una relación de 9 a 1 mas común en el varón mayor de 40 años y sobre todo, en sujetos con profesión al aire libre. Debemos realizar un control periódico por su potencial de malignización.

• Queilitis Crónica

Responden a causas mecánias, estados carenciales, infecciones, alergias. Queilitis crónica comisural. ( perleche o boquera). Se observa frecuentemente en relación con la candidiasis atrófica crónica. Situación clínica resultante de la incidencia de varios factores como disminución de la dimensión vertical, estados carenciales (diabetes, inmunodepresión deficiencia nutricional), candidiasis y piodermitis. Caracterizado por sensibilidad, el eritema y lesión fisurada a nivel comisural, si esta producido por una infección por candida se caracteriza por la presencia de un color blanquecino.

TRATAMIENTO

Condicionado al factor desencadenante, basado en antimicóticos y antibióticos tópicos. Puede contemplar la exéresis quirúrgica y comisurotomía reconstructiva. Muy habitual que tras el tratamiento de la candidiasis subyacente suele ser suficiente para la resolución de la lesión.

II. Lesiones Traumáticas de los labios

• Heridas Labiales.

Se conocen como las heridas faciales de los tejidos blandos. Se debe valorar en su conjunto el territorio facial, los edemas y hematomas obstaculizarnos la localización de cuerpos extraños. Hemos de conocer muy bien su anatomía, localización de arterias para una posible ligadura, ya que suelen producir importantes hemorragias.

Siempre que no exista contraindicación por su etiología ni perdida de sustancia superior a un tercio, el cierre primario se hará de inmediato.

TRATAMIENTO

Debemos limpiar muy bien la herida y reparar anatómicamente el defecto, que debe llevar consigo:

- reajuste anatómico del borde rojo
- sutura de la mucosa
- reconstrucción muscular precisa

Debemos comenzar la reconstrucción con un punto de aproximación de nylon en el borde del bermellón, para ajustar la unión mucocutánea. El cierre se comenzará por el plano más profundo hasta la piel, plano más superficial. Sutura de plano muscular y mucoso se realiza con material reabsorbible. Piel con nylon de 6/0.

Fuente: Revista Secib On Line

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada