Latest News

Dropdown Menu

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Pacientes medicamente comprometidos y con discapacidad severa pueden ser tratados a nivel odontológico

Brindar asistencia a los pacientes con ciertas discapacidades “severas” y/o medicamente comprometidos ha sido un reto que desea ganar la odontología moderna para dar respuesta, al 15% de la población venezolana que tiene algún tipo de compromiso sistémico (afecciones cardivasculares, cancerígenas, entre otras), y al 11% con discapacidad física o psíquica.



Mariana Morales, directora del Centro de Investigaciones Odontológicas de la Universidad Santa María y autora del libro “Odontología en Pacientes Especiales, Una Necesidad Creciente”, estuvo en Valencia, invitada por la Facultad de Odontología de la Universidad de Carabobo, para contribuir con la actualización de los profesionales del área y llamar su atención hacia ese sector, tan especial de la población, que también merece salud bucal y hacía donde, no pueden dejar de mirar, las nuevas promociones.

En su publicación, editada en mayo de este año y presentada en el marco de la pasada Feria del Libro Filuc 2012, Morales ofrece un protocolo para el manejo odontológico de pacientes medicamente comprometidos y discapacitados, a los cuales define resaltando cuatro de sus características esenciales: presentan riesgo médico o consumen gran cantidad de medicamentos que producen efectos secundarios. Segundo, tienen limitaciones para mantener la boca abierta, en el caso de pacientes con retardo mental profundo, Alzheimer y microstomías (cavidad bucal pequeña).

En tercer lugar, indica que estos pacientes tienen lecciones orales. Una de las más frecuentes es el sobre crecimiento gingival o de las encías, debido a la ingesta de ciertos medicamentos.

Y finalmente, en cuarto lugar, menciona la interrelación entre el proceso sistémico y el tratamiento odontológico. Como ejemplo en este aspecto sacó a colación a las personas con afecciones cardiovasculares en las cuales, la ansiedad o estrés ante un eventual trabajo dental le supone un mayor riesgo debido a su condición médica, diagnosticada o no.

La odontología debe ganar el reto

Nuestra entrevistada, odontóloga de profesión, egresada de la Universidad Santa María y especialista en Estomatología Integral del Niño y del Adolescente, considera que con la cada vez mejor preparación y calificación de los odontólogos en ejercicio y en proceso de formación, se le puede dar respuesta a este sector de la población que crece debido a la mejora en la tecnología médica, a los cuidados neonatológicos que hacen que los niños sobrevivan pero con secuelas, y al aumento del índice de vida que favorecen la longevidad pero con enfermedades asociadas y elevado consumo de fármacos.

“Muchos de estos pacientes requieren o van a necesitar en algún momento de su vida, tratamientos odontológicos y, nosotros debemos estar preparados para ofrecerlos, sin someterlos a la dinámica regular de una consulta, arriesgar sus vida y empeorar sus padecimientos”.

La odontóloga, quien también posee una maestría en Odontología Hospitalaria y Pacientes Especiales y es candidata a PHD en la Universidad Central de Venezuela, reafirma la importancia de la entrevista exploratoria al paciente o a su familiar, ante algún impedimento, a fin de conocer sus antecedentes médicos como punto previo al diagnóstico y consecuente tratamiento.

De igual forma indica la necesidad de la interconsulta con el médico tratante y del manejo psicológico para ganar la confianza y simpatía del paciente. Por ejemplo, ante niños con Autismo recomienda mantener el uso de técnicas visuales, y el contacto auditivo aun, cuando se trate de personas sordas, en estado vegetativo o con minusvalía intelectual.

Mariana Morales dijo que en muchos de estos casos inicialmente se debe tomar la presión arterial, mantener monitorizado al paciente y emplear instrumentos y elementos especiales para controlar la apertura bucal a fin de evitar accidentes como mordidas.

“Pudiera resultar una paradoja, pero yo, lo último que recomiendo ver es la boca, primordialmente, cuando se trata de pacientes especiales con síndromes congénitos, parálisis, etc; y/o afectados por una enfermedad sistémica que no compromete sus capacidades intelectuales, sensorial o motrices, pero si limita el empleo de ciertos productos, medicamentos, instrumentos, e incluso, posturas corporales”.

En ambos casos, para Morales lo importante es explorar y estudiar el caso con la finalidad de tomar las decisiones acertadas que no comprometan o agraven el estado del paciente.

Hay pacientes, indica ella en su libro, con enfermedades graves e incapacitantes que deben ser tratados odontológicamente a nivel hospitalario para enfrentar cualquier complicación que se pueda presentar. En este grupo incluyó a pacientes infartados de reciente data, con arritmias y muerte cerebral, entre otras.

Fuente: acn.com.ve
« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada