Latest News

Dropdown Menu

lunes, 5 de noviembre de 2012

Los Implantes Cigomáticos permiten la reconstrucción dental en pacientes con gran reabsorción maxilar

Una reciente técnica de implantes cigomáticos permite la reconstrucción dental en 24 horas en pacientes que han perdido soporte óseo para implantes maxilares, esta técnica además, no precisa de anestesia general ni de ingresos hospitalarios.



“Este tipo de implante es la solución para remediar el inconveniente que aparece cuando la persona pierde los dientes y el hueso que lo rodea”, explica a Europa Press el director médico de la Clínica Aparicio de Grupo Plénido, el doctor Carlos Aparicio.

Antes de que apareciese esta técnica, el paciente que había perdido sus dientes y el hueso que los sostiene tenía que someterse a un procedimiento que comenzaba con la extracción de una muestra de hueso en otra parte del cuerpo, por dechado de la cadera o rodilla. Tras esto, se utilizaba como injerto en la boca, que “se colocaba con anestesia general”, subraya este especialista.

Este procedimiento precisaba de un “tiempo de aguarda” para comprobar si “el hueso prendía o no” y, en el caso de que la réplica fuese aseverativa, en unos dos meses se colocaba la dentadura. Aparicio asegura que este procedimiento podía durar “un año largo”.

Las técnicas habituales hacían que “el paciente estuviese sin dientes” el tiempo en el que el hueso estaba integrándose en la boca –unas 6 y 8 semanas– lo que, a juicio de este especialista, lo convertía en un “invalido oral”. La originalidad radica en que, en vez de anclar la dentadura “en el hueso remanente” se hace en el “arco cigomático”.

PÉRDIDA DE HUESO POR ENFERMEDAD

Aparicio describe el perfil de una persona que ha extraviado el hueso que sostiene su dentadura como el de “una mujer de mediana edad que ha extraviado demasiados dientes cuando tenía entre 20 y 30 años”. Así, estas personas comenzaron con el uso de puentes dentales, unas prótesis que reemplazan a uno o más dientes ausentes, que se respaldan en los dientes adyacentes al espacio, denominados pilares que, a su vez, por pasos, se van perdiendo.

Este especialista reseña así mismo al paciente que tiene una enfermedad espaciontal, en el que “el diente está intacto aunque el hueso se va encogiendo” hasta que, al final, “los dientes se caen” una vez que se pierde el hueso. Existe así mismo el probable de un paciente al que se le ha colocado implantes que, “por alguna motivación ha fracasado” y, por esto, así mismo pierde hueso maxilar.

Con todo, Aparicio estima que esta técnica es eficaz a la hora de “resolver esta circunstancia” que tiene repercusiones en la vida del que la padece, como restricciones en la manera de relacionarse con la sociedad o enredaciones funcionales, como comer o reir. “Tiene un agravante psicológico que el resto de la sociedad no percibe y no conoce”, insiste.

LIBRO SOBRE LA TÉCNICA

Recientemente, este especialista ha revelado ‘Zygomatic Implants. The anatomy-guided approach’ en el que explica la reciente técnica de implantes cigomáticos, que ha sido divulgado por la editorial científica ‘Quintaessence’.

La obra recoge los orígenes y el posterior refinamiento de esta técnica, al mismo tiempo de una conexión de casos prácticos reales en los que este tipo de implantes han solucionado la circunstancia de estas personas.

Los beneficios de la venta de este texto serán destinados a la Fundación Vicente Ferrer. Su presidenta, Anna Ferrer, asegura que, gracias a esta colaboración “se han podido atender sanitariamente a cientos de niños en la unidad de Neonatología del Hospital de Bathadapali (India) y se han construido casas a muchas familias que vivían en cabañas”.




« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada