Latest News

Dropdown Menu

miércoles, 7 de noviembre de 2012

El estrés está implicado en el origen del liquen plano oral

El liquen plano oral es una enfermedad inflamatoria crónica no infecciosa de origen desconocido que afecta, aproximadamente, a entre un 1 y un 2 por ciento de la población. Ese es el espectro sobre el que se centran los trabajos de la doctora Susan Zunt, profesora de la Universidad de Indiana, en Estados Unidos, quien asegura que su aparición "puede deberse a una reacción de hipersensibilidad mediada por células a un antígeno o antígenos desconocidos".



La especialista ha afirmado en el congreso de Medicina Oral de Bilbao que, "en algunos casos, los fármacos, las infecciones o los materiales dentales pueden estar implicados en su génesis". El liquen plano oral es más común entre mujeres que entre hombres y tiene una tendencia ascendente.

Exacerbaciones

Susan Zunt entiende que "el estrés está implicado en el principio del liquen plano oral o al menos en el 50 por ciento de las exacerbaciones. Pese a que puede afectar a la piel -es posible que se trate de un componente del liquen plano mucocutáneo-, el liquen plano oral presenta un particular interés, ya que las lesiones orales son más severas y persistentes y responden menos a la terapia que las propias lesiones de la piel".

La especialista ha recordado que "el soporte empírico para una base inmunológica para las lesiones del liquen plano oral proviene de la resolución de las lesiones cuando han sido tratadas con agentes inmunomoduladores, incluyendo corticosteroides, retinoides, ciclosporina, azatioprina, tracolimus y otros".

Asimismo, ha matizado que "las células de Langerhans pueden estar presentes en un número normal o reducido en el liquen plano oral y pueden ser más dendríticas que en la mucosa normal, estar activadas o formando grupos en el área de las células basales. Los inmunomoduladores son beneficiosos para controlar las exacerbaciones. Además, la eliminación de traumas o irritaciones locales y el control del estrés es importante en el manejo adecuado de las lesiones de liquen plano oral".

Zunt ha recordado que la enfermedad muestra "un potencial de transformación maligna" y aventura que "el paciente con liquen plano oral requiere un diagnóstico exacto y un seguimiento regular durante toda la vida, junto con el tratamiento que sea necesario aplicar en cada momento. El reconocimiento de la inmunopatogénesis del liquen plano oral permite al clínico explicar al paciente la naturaleza crónica de la enfermedad y hacer las recomendaciones adecuadas para un cuidado permanente que pueda minimizar las recurrencias y permitan controlar las exacerbaciones".

En cuanto al origen de la aparición del liquen plano oral, ha precisado que "muchos agentes etiológicos han sido sospechosos de iniciar el liquen plano oral a través de una reacción inmunológica mediada por células e inducida por cambios antigénicos. Entre ellos se incluyen la predisposición genética, las infecciones, las vacunaciones, las medicaciones, el estrés y los materiales dentales restaurativos".

Patogénesis

La especialista confiesa que "la patogénesis del liquen plano oral no ha sido todavía claramente dilucidada, pero existen evidencias abrumadoras de una compleja interacción entre los queratinocitos, las células de Langerhans y los linfocitos". Al respecto, ha admitido que "los investigadores han informado de asociaciones entre antígenos leucocitarios específicos humanos (HLA), linfocitos T activados, citocinas expresión de moléculas de adhesión, componentes de la matriz extracelular, proteínas de choque térmico y citoqueratinas", y ha reconocido que "los linfocitos T activados son uno de los componentes más críticos en la patogénesis de esta enfermedad".

Fuente: Diariomédico

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada