Latest News

Dropdown Menu

jueves, 25 de octubre de 2012

Patología del labio

1. Malformaciones Congénitas

1.1 Labio leporino (labio hendido)

Es una anomalía del desarrollo derivada del primer arco branquial, que se manifiesta con una hendidura labial por hipoplasia de los elementos anatómicos del labio, pudiéndose manifestar junto con una fisura velopalatina (paladar hendido). El grado de afectación puede ser desde ligeros estigmas a grandes lesiones, que impiden el normal funcionamiento de las estructuras.



Existen diversas teorías respecto a su etiología, siendo la de mayor vigencia en la actualidad, la Teoría de la Penetración Mesodérmica: “durante el segundo mes de vida intrauterina no se produce el desarrollo embrionario completo del proceso nasomedial con el proceso medial colocado en forma medial” afectando también a nariz, cartílagos nasales, septo nasal y proceso alveolar de forma secundaria.

La hendidura está localizada debajo de una fosa nasal, pudiendo presentarse con un tamaño variado, desde una pequeña hendidura supralabial hasta alcanzar la fosa nasal, que se hunde, se aplana y dirige la punta de la nariz hacia el lado sano.

Suele presentarse en uno de cada mil recen nacidos, siendo más frecuente en el varón. El 85% de los labios hendidos bilaterales y el 70% de los casos unilaterales se asocian con paladar hendido.

Clasificación:

o Labio Leporino Cicatricial. Ligera depresión del borde mucoso asociada a un surco vertical en el labio cutáneo.
o Labio Leporino Simple. Ligera muesca en el labio de profundidad variable, según su grado de afectación.
o Labio Leporino Total. Afecta a la totalidad del labio y paladar primario. Existe una división de la arcada alveolar. La nariz se presenta como ensanchada y alargada, por afectación del aleta nasal. Puede ser uni o bilateral.
o Formas Asimétricas.

Se pueden Clasificar en función de las localizaciones afectadas:

o Labio Leporino Unilateral. Existe hipoplasia de las estructuras próximas a la lesión. Todos los elementos centrales está implicados en la misma, el músculo subyacente está mal desarrollado y músculo orbicular de los labios está retraído. La aleta nasal del lado afecto está aplanada e hipertrofiada, la punta de la nariz es más ancha y deprimida. La base de la columela está desviada hacia el lado sano.

o Labio Leporino Bilateral. El Arco de Cupido no es reconocible, mientras que el músculo orbicular de los labios y el filtro no están desarrollados. La columela corta y casi inexistente.

TRATAMIENTO

Prolongado, debiendo tener siempre como objetivos principales el aspecto del paciente, junto con el desarrollo de una correcta fonación, masticación, deglución y audición.

En la actualidad, la pauta debe ser:

- Intervención quirúrgica de la fisura labial a los seis meses.
- Intervención quirúrgica de la fisura palatina en el defecto de los tejidos blandos.
- Intervención quirúrgica del defecto del paladar duro a los cuatro o cinco años.
- Defecto alveolar se debe corregir antes de la erupción del canino.
- Posteriormente las deformidades esqueléticas secundarias, siguiendo una cronología igual que los pacientes no fisurados.

• Fístulas Labiales Inferiores

Las glándulas salivales vierten su contenido al exterior, mediante conductos ciegos que se abren de forma simétrica a ambos lados de la línea media.

Su desarrollo se debe por la persistencia de surcos laterales del arco mandibular embrionario. El 2% de los pacientes con fisura labiopalatina presentan fístulas labiales, correspondiendo a las características del Síndrome de Van der Woude.

Tratamiento quirúrgico se realizará en función del defecto estético y las inflamaciones recidivantes.

• Doble Labio Congénito

Repliegue que sobrepasa el borde libre del labio superior. Congénito, aunque se manifiesta con la dentición temporal. No presenta ningún tipo de clínica. Es una característica del conocido Síndrome de Ascher, junto con blefacalasia y bocio. Tratamiento, debe ser quirúrgico realizando la escisión elíptica o una plastia en W.

• Fisura Labial comisural

Pequeñas invaginaciones mucosas q aparecen en la comisura labial y viene producidas por una falta de fusión de los procesos embrionarios maxilar y mandibular. Frecuentes en varones adultos.

2. Lesiones Inflamatorias e Infecciosas de los Labios

Las lesiones inflamatorias propias de los labios, con morfología común y
un cuadro histológico inespecífico, se conoce como Queilitis. Existen diversas clasificaciones de sus tipos y de los factores de riesgo que intervendrán en su desarrollo. La mayoría se desarrollan en la semimucosa del labio inferior, por la ausencia de glándulas salivales, queratinización.

• Queilitis Glandular

Lesión inflamatoria de las glándulas menores del labio, originada a nivel de unión de la semimucosa con la mucosa. Forma común y propia de la edad adulta. Formas clínicas que presenta son, simple, superficial supurada (enfermedad de Baelz) y supurada profunda (queilitis glandular apostematosa).

La forma simple puede derivar en supurada, caracterizándose por el drenaje de contenido purulento, pudiendo producir defectos cicatriciales. La queilitis glandular supurada profunda suele ocasionar macroquelia, eversión labial, secreción purulenta y abcesos con fístulas mucosas o cutáneas con drenaje. Presenta una incidencia considerable de carcinoma espinocelular. En ocasiones, suelen verse en bocas sépticas y enfermedad periodontal, siendo un proceso casi limitado al labio inferior y prácticamente limitada al labio inferior.

TRATAMIENTO

Basado en tratamiento antibiótico y en la eliminación de los factores predisponentes. Sólo está indicada la cirugía en casos muy concretos, con episodios muy repetidos y con larga evolución.

• Queilitis No Glandulares

Etiología multifactorial, predominando irritantes primarios de contacto como cosméticos, prótesis, dentífricos. Se clasifican en subaguda, aguda y crónica. Afectación es superficial, extendiendose a ambos labios y piel de alrededor. Se presentan los labios edematosos, rojos calientes y dolorosos, con lesiones vesiculoampollosas.

Tratamiento: bastará eliminación de causa desencadenante acompañado de la administración de antiinflamatorios tópicos y sistémicos.

• Queilitis Actínica

Es una degeneración tisular de los labios secundaria a la exposición continuada y prolongada a la luz solar. Se presentan labios pálidos, brillantes y fisurados en la región comisural y en la interfase cutaneomucosa.. Puede evolucionar a una leucoplasia y carcinoma. Histología, atrofia del epitelio escamoso estratificado con una notable producción de queratina

Su localización más habitual es en el labio inferior, siendo en una relación de 9 a 1 mas común en el varón mayor de 40 años y sobre todo, en sujetos con profesión al aire libre. Debemos realizar un control periódico por su potencial de malignización.

•  Queilitis Crónica

Responden a causas mecánias, estados carenciales, infecciones, alergias.

Queilitis crónica comisural. ( perleche o boquera). Se observa frecuentemente en relación con la candidiasis atrófica crónica. Situación clínica resultante de la incidencia de varios factores como disminución de la dimensión vertical, estados carenciales (diabetes, inmunodepresión deficiencia nutricional), candidiasis y piodermitis. Caracterizado por sensibilidad, el eritema y lesión fisurada a nivel comisural, si esta producido por una infección por candida se caracteriza por la presencia de un color blanquecino.

TRATAMIENTO

Condicionado al factor desencadenante, basado en antimicóticos y antibióticos tópicos. Puede contemplar la exéresis quirúrgica y comisurotomía reconstructiva. Muy habitual que tras el tratamiento de la candidiasis subyacente suele ser suficiente para la resolución de la lesión.

Fuente:Natale Magallanes Abad / Rafael Flores Ruiz / Dr. Daniel Torres Lagares / Dra. Pilar Hita Iglesias / Dr. José Luis Gutiérrez Pérez  

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada