Latest News

Dropdown Menu

jueves, 2 de agosto de 2012

Tumor Odontogénico: Ameloblastoma

El ameloblastoma es una neoplasia localmente agresiva e infiltrante, con alta capacidad de recidiva, constituido por tejidos epiteliales que recuerdan a los hallados en el órgano del esmalte normal, pero sin llegar a formar esmalte, dado que el estroma fibroso que lo sustenta no muestra, o apenas lo hace, signos de inducción.


1. Características Histológicas

El aspecto histológico del ameloblastoma es muy parecido al del órgano del esmalte. Aun así, varias han sido las clasificaciones realizadas, siendo una de las más utilizadas, la confeccionada por la OMS, que identifica cinco variantes que a continuación se describen:

Ameloblastoma folicular (simple): se compone de muchas islas tumorales pequeñas, formadas por una capa periférica de células cuboidales o columnares con núcleos polarizados que tienen bastante similitud con los ameloblastos o preameloblastos, y una porción central de células poliédricas semejantes al retículo estrellado. Se asemeja al folículo dental normal.

Ameloblastoma plexiforme: las células tumorales son parecidas al ameloblasto, están ordenadas con bandas irregulares. Cada banda se encuentra bordeada por una capa de células columnares por fuera de las cuales se pueden encontrar células parecidas al retículo estrellado. Las células neoplásicas forman una red epitelial.

Ameloblastoma acantomatoso: las células que ocupan la posición del retículo estrellado sufren una metaplasia escamosa, algunas veces presentan formación de queratina en la porción central de los islotes tumorales.

Ameloblastoma de células granulosas: presenta una marcada transformación del citoplasma, generalmente de las células parecidas al retículo estrellado, de forma tal que toma una apariencia muy gruesa, granulada y eosinófila, así mismo a menudo se extiende hasta las células columnares o cuboidales periféricas.

Ameloblastoma de células basales: son tumores que presentan un patrón similar al del carcinoma cutáneo de células basales, razón por la cual recibe este nombre. En este caso las células epiteliales del tumor son mas primitivas y menos columnares y por lo general están ordenadas en láminas mas pronunciadas que en cualquier otro tipo de tumor.

2. Manifestaciones Clínicas

Los ameloblastomas están asociados frecuentemente con la presencia de dientes no erupcionados. Los síntomas incluyen edema indoloro, deformidad facial en casos severos, dolor si el hinchazón comprime otras estructuras, perdidas dentales, úlceras, y enfermedades periodontales. Pueden presentarse lesiones en la mandíbula o el maxilar, sin embargo el 75% se presentan en la rama mandibular presentándose con deformidad extensa de la región facial afectada. 


En el maxilar puede extenderse dentro del seno maxilar y base de la nariz. La lesión tiene una tendencia a engrosar las cortezas óseas, debido a que el lento crecimiento de la lesión permite que el periostio desarrollar una capa delgada de hueso alrededor de la lesión en expansión. Esta capa de hueso se rompe al ser palpada y el fenómeno es descrito como «ruptura de cáscara de huevo» crépito, un signo diagnóstico importante. El ameloblastoma es tentatívamente diagnosticado por medio de radiografías y debe ser confirmado por medio del examen histológico (e.g., biopsia). 


Radiográficamente, aparece como una zoma radiolúcida en el hueso, de tamaño y apariencia variables, en ocasiones es una lesión única, bien demarcada, pero en ocasiones se presenta en apariencia, como una «pompa de jabón» multiloculada. La reabsorción de las raíces de los dientes involucrados puede observarse en algunos casos, pero no es exclusiva del ameloblastoma. La enfermedad con más frecuencia se encuentra en el cuerpo posterior y el ángulo de la mandíbula, pero puede presentarse en cualquier sitio, ya sea del maxilar o de la mandíbula. El ameloblastoma esta a menudo asociado con las muelas del juicio impactadas, una de las razones para que los odontólogos recomienden su extracción.

3. Tratamiento

En un estudio detallado en 345 pacientes, la quimioterapia y radioterapia parece estar contraindicadas para el tratamiento de ameloblastomas.2 En lugar de estos, la cirugía es el tratamiento de elección para este tumor. Debido a la naturaleza invasiva del crecimiento, se requiere la escisión de tejido normal en la vecindad del tumor. A menudo se requiere retirar márgenes amplias para asegurar un buen pronóstico. A menudo el tratamiento requiere la resección de porciones enteras de la mandíbula.

4. Recurrencia

La recurrencia es común, sin embargo las tasas de recidiva con resección de márgenes amplias son menores que con otros tratamientos como la enucleación y curetaje.

Fuente: bachur.com.ar

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada