Latest News

Dropdown Menu

jueves, 9 de agosto de 2012

Traumatología dental y endodoncia

La avulsión dentaria (exarticulación del diente en su alveolo) va acompañado de un estado de confusión del cual es imprescindible sobreponerse con la máxima urgencia, pues dependiendo de la rapidez de actuación se disminuirán los riesgos de presentación de efectos secundarios tales como la reabsorción externa.


Pasos a seguir por los familiares cuando el diente ha salido de su sitio

1.- Buscar el diente en el suelo. Retomario por la corona y lavarlo bajo agua corriente unos segundos antes de proceder a su reimplante.

2.- Nunca, rasparlo, frotarlo, enjabonarlo o sumergirlo en soluciones antisépticas del tipo alcohol o fenol.

3.- Proceder al reimplante con presión suave y constante reintroduciendolo así en el alveolo del que salió proyectado.

4.- A continuación acudir DE INMEDIATO al odontólogo o estomatólogo

Pasos a seguir por el dentista cuando el diente ha salido de su sitio

5.- Verificar que el reimplante ha sido realizado. Si no fuera así habría que extraerlo suavemente y volver a reimplantar. Así mismo comprobar que no existen fracturas del proceso alveolar ni que el diente está en sobreoclusión.

6.- Ferulizar el diente reimplantado con los vecinos, dos por cada lado, con alambre de ortodoncia del 0'018 y técnica de compuesto de resina con grabado ácido, durante una semana (10 días como máximo). Salvo que existan fracturas, ya sea alveolar en cuyo caso la duración de la ferulización será de 14 a 21 días, o bien radicular en cuyo caso será de 10 a 12 semanas.

La presentación de alguna de estas incidencias lamentablemente empeorará el pronóstico. Tomar una radiografía del caso una vez finalizado.

7.- Recetar antibioterapia de cobertura 7 días, pues previene la infección bacteriana y por tanto ayuda a que no se presente reabsorción posterior. También puede ser conveniente prescibribir dosis de recuerdo antitetánica o vacunación.

8.- Citar de nuevo al paciente a los 10 días, abrir el diente sin necesidad de anestesiar, limpiar el conducto y obturarlo con una pasta de hidróxido de calcio puro y agua destilada. Posteriormente obturar con un compuesto de resina con unos 3-4 mm de profundidad cavitaria.
Eliminar la ferulización en esa misma sesión y tomar una nueva radiografía.

9.- Según diferentes autores, citar al paciente para repetir el relleno de hidróxido de calcio a los tres meses (si bien hay algunos que los repiten a los 15 - 21 días) de la primera sesión. Controlar el caso cada 3 - 6 meses, durante un año. Si entonces no hubiera signos de reabsorción realizar un tratamiento de conductos y tomar una radiografía final del mismo.

10.- Controlar periódicamente, anual o biananualmente, durante 5 - 6 años, antes de emitir el pronóstico definitivo del caso.

Si el paciente o personal cercano no estuviese capacitados para efectuar el reimplante, ni aún recibiendo las instrucciones telefónicamente, el odontólogo estomatólogo deberá insistir en retomar el diente del suelo, repitiendo las indicaciones de no frotarlo ni rasparlo ni lavarlo con cáusticos y recomendar un traslado urgente del paciente con el diente en un medio de transporte adecuado. En esta fase, según el tiempo que transcurre extraoralmente y el medio de inmersión elegido para transportar el diente, lo que determinará en una buena parte la presentación de las complicaciones y por tanto del pronóstico futuro del diente avulsionado.

El transporte ideal será la solución salina de Hank. La casa 3M Tm ha comercializado esta solución como el sistema " Save - A - Tooth"®. El producto es a la vez contenedor y presenta la solución como medio de transporte con los siguientes objetivos: que no se pierda el diente, que no se dañe durante el transporte y que las células no se deshidraten.

Si no se dispone de ella, otro medio de elección es la leche entera, preferentemente fría (4º C). Estos dos medios pueden mantener la vitalidad de las células del ligamento periodontal incluso tres horas extraoralmente.

Otros medios como el agua, la saliva o el suero salino por diferentes razones: hipotonicidad, osmoralidad, ph, etc. no permitirán una viabilidad celular periodontal de más de 45 minutos sin la aparición de complicaciones.

De cualquier manera, el medio de transporte elegido nunca debe ser en "seco".

Cuando el paciente llegue a la consulta, la primera medida será colocar el diente en la solución salina balanceada de Hank, o bien en suero salino, mientras se realiza una anamnesis muy rápida indagando, sobre todo, el tiempo que lleva el diente fuera de la boca y explorando el proceso alveolar. Sin no hay fracturas, limpiar el alveolo succionando el cálculo, nunca, cureteándolo, y reintroducir el diente en su alveolo, tomándolo con un fórceps, por la corona y reimplantándolo suavemente.
Hacer morder al paciente con una gasa para terminar su colocación y permitir que de esa manera participe en su propio reimplante.

Fuente: dentalworld.com / Dr. Jose Angel Alventosa

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada