Latest News

Dropdown Menu

viernes, 10 de agosto de 2012

Tratamiento inmediato de las luxaciones dentarias

Las luxaciones constituyen las lesiones traumáticas más severas que afectan a las piezas dentarias. Se producen como consecuencia de impactos de diferente intensidad y dirección, que desplazan al diente en mayor o menor grado de su posición normal.


Por este motivo las luxaciones se clasifican en: CONCUSION - SUBLUXACION - LUXACION EXTRUSIVA - EXTRUSION PALATINIZADA - INTRUSION - AVULSION; ésta última es la exarticulación completa del diente fuera de la cavidad oral y se la considera la EMERGENCIA TRAUMATOLOGICA.

Las luxaciones provocan un severo daño en las piezas dentarias, en los tejidos vecinos y los de soporte, en la mayoría de los casos la luxación va acompañada de fractura de alvéolo, de tabla ósea vestibular y en situaciones más serias se produce la fractura de la apófisis alveolar. El hematoma que circunda la lesión es un signo clínico evidente de fractura ósea.

Dada la gravedad de estas injurias se hace necesario conocer las técnicas adecuadas que permitan reposicionar los dientes en su lugar.

Las luxaciones palatinizadas traban la oclusión normal del paciente, impiden una apertura normal de la boca, por dolor reflejo en la articulación temporomandibular, y es por esto que pueden dificultar la atención inmediata del accidentado, impidiendo una rápida intubación endotraqueal.

Con una maniobra simple, sin necesidad de administrar anestesia, se consigue reposicionar la pieza luxada, se realiza presión por apical en vestibular a la altura del ápice y tracción por palatino en la parte coronaria; de esta forma se destraba el ápice dentario que está desplazado e incrustado en la línea de fractura, así se reubica el diente luxado y se reduce la fractura, se puede hacer morder una gasa al paciente en oclusión normal, más adelante esto se complementa con una férula.

En caso de exarticulación completa del diente (AVULSION), es necesario que todos los agentes de salud conozcan las maniobras del Reimplante.

La pieza dentaria avulsionada se toma por la corona y sólo se lava la raíz (sin cepillar), lavado que se puede hacer con agua o con solución fisiológica, con suave presión digital se reinserta en el alvéolo, se hace morder una gasa y se completa el tratamiento con una férula, esta intervención también se realiza sin anestesia. En caso de no poder efectuar el reimplante se aconseja almacenar la pieza dentaria en leche; de no contar con ésta, se coloca en solución fisiológica. La leche es el mejor medio de almacenaje.

Todos los estudios han demostrado que la rapidez en el Reimplante es el mejor tratamiento para el éxito y recuperación de la pieza dentaria avulsionada (los dientes reimplantados dentro de los 5 a 10' tiene un pronóstico de recuperación de un 85%).

Conclusiones

Las luxaciones son lesiones traumáticas graves que necesitan de una atención urgente y eficaz, esto evita las secuelas postraumáticas y la pérdida de piezas dentarias involucradas con el consiguiente costo biológico, funcional, estético, psicológico y económico para el paciente.

Las luxaciones dentarias son lesiones traumáticas graves que necesitan de una atención urgente y eficaz, esto evita las secuelas postraumáticas y la pérdida de piezas dentarias involucradas con el consiguiente costo biológico, funcional, estético, psicológico y económico para el paciente.

El presente estudio demuestra la necesidad de establecer guías de atención en el tratamiento de las Luxaciones, porque cuando no son atendidas en forma rápida y eficaz se convierten en patologías irreversibles que conducen a la pérdida de los dientes afectados.

Respecto a la AVULSION, la recuperación del diente avulsionado es un proceso complejo, donde la rapidez en el reimplante es el factor más importante en el éxito del tratamiento.

Para que esto suceda se debe instruir a los profesionales de la salud, y realizar campañas informativas a la comunidad para que todos sepan como actuar frente a un diente avulsionado.

Otro tópico importante es realizar Prevención Primaria, el odontólogo juega un papel importante, ya que nuestra profesión debe detectar los pacientes denominados "de riesgo".

Los pacientes incluidos en esta categoría son los que practican deportes de contacto (Rugby, Hockey), a ellos les debemos informar de la necesidad del uso obligatorio del Protector Bucal Individual (confeccionado por el odontólogo). También incluímos en pacientes "de riesgo" a los que por sus características anatómicas son más vulnerables de sufrir accidentes. Sujetos con marcada protrusión maxilar están expuestos a sufrir lesiones veces más graves que los que tienen oclusión normal. Será necesario hacer la derivación correspondiente (Otorrinolaringólogo, ortodoncista y fonoaudiólogo), establecer un trabajo interdisciplinario que permita la rehabilitación del paciente.

Fuente: dentalw.com / Dra. Lucía P. de Blanco

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada