Latest News

Dropdown Menu

viernes, 24 de agosto de 2012

Rol del odontólogo en el tratamiento del Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño

Durante los períodos del Síndrome de Apnea Obstructiva del sueño el nivel de oxígeno en la sangre disminuye severamente, lo que puede desencadenar problemas de hipertensión, angina, arritmias cardíacas e hipertensión pulmonar, entre otros.


Por medio de dispositivos orales, el odontólogo es capaz de minimizar o eliminar los síntomas de la apnea del sueño en los casos leves a moderados, mejorando así la calidad de vida de los pacientes.

El síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS) es un trastorno respiratorio en el cual se observan episodios repetitivos de obstrucción de la vía aérea superior durante el sueño, estas obstrucciones parciales o completas de la respiración por lo general duran entre 10 y 30 segundos, pero puede persistir durante un minuto o más. Las pausas pueden ocurrir cientos de veces por la noche, conduciendo a la reducción abrupta de los niveles de oxígeno en la sangre.

En los últimos años, el SAOS ha adquirido una gran relevancia debido al importante deterioro de la calidad de vida que produce en los pacientes. Este trastorno puede contribuir al desarrollo de insuficiencia respiratoria, hipertensión pulmonar, fallo del ventrículo derecho, arritmias cardíacas, infartos y accidentes cerebrovasculares. De igual forma puede estar relacionado con accidentes de transito, diabetes, pérdida de la memoria y disminución de la concentración.

Se estima que un 3% hasta un 5% de la población mundial sufre de SAOS. Frecuentemente afecta a pacientes masculinos con sobrepeso, mayores de 40 años de edad. Sin embargo, cualquier individuo a cualquier edad podría desarrollar este trastorno.

Uno de los principales factores de riesgo para el SAOS es la obesidad. Se ha observado una estrecha relación entre el índice de masa corporal y severidad de la apnea. Según estudios, un individuo con una circunferencia del cuello mayor a 40 cm tiene grandes probabilidades de padecer SAOS, ya que produce cambios en el tamaño y en la conformación de las vías respiratorias altas que predisponen el colapso de estas durante el sueño.

Existen también otros factores que influyen en la aparición del SAos provocando restricción del espacio retropalatino y retrolingual lo cual genera un mayor riesgo de colapso de la vía aérea en la posición supina del paciente, como son:
  • Micrognacia Mandibular
  • Paladar profundo y en forma de "V"
  • Maloclusión Clase II de Angle
  • Macroglosia
  • Flacidez velopalatina
  • Hipertrofia de las amígdalas
  • Subluxación temporomandibular
  • Eritema/edema de úvula resultado de ronquidos
  • Elongación y descensos de paladar blando
La sintomatología nocturna incluye principalmente ronquidos en un 70-95% de los casos, los cuales se vuelven cada vez más intensos.

El pisodio de apnea generalmente termina con ronquidos fuertes, gemidos o alguna vocalización, en ocasiones se presentan breves despertares y movimientos corporales.

Se pueden observar también episodios de inomnio y bruxismo. La sintomatología diurna abarca somnolencia excesiva, fatiga, depresión, agresión, irritabilidad y deterioro cognitivo-conductal provocado por el mal descanso nocturno.

Rol del odontólogo en el control del SAOS

Los odontólogos han sido pioneros en el uso de la terapia con aparatología oral para el tratamiento de la apnea y otrosd trastornos del sueño relacionados con la respiración. Por medio de dispositivos orales el especialista puede minimizar o eliminar los síntomas de la apnea del sueño en los casos leves y moderados.

La selección del dispositivo debe realizarse en función de las características del paciente, tales como el núnmero de dientes, los factores periodontales, el arco dental, la evaluación de la curva de Spee y el diagnóstico esquelético craneofacial.

Los dispositivos se pueden clasificar según su modo de acción en :

Dispositivos de retención de la lengua: Funciona sujetando la lengua en una posición avanzada por medio de un bulbo de succión. Cuando la lengua está en esa posición, el dispositivo evita que se colapse durante el sueño obtruyendo las vías aéreas.

Dispositivos de avance mandibular: Actpuan manteniendo la mandíbula en posición adelantada durante el sueño. Esto sirve para abrir las vías aéreas tirando indirectamente la lengua hacia delante y manteniendo el velo del paladar pegado a la lengua. Sujeta la mandíbula y otras estructuras en una posición estable para impedir la apertura de la boca.

Otra opción de tratamiento en la Presión Continua Positiva de Aire CPAP. Se trata de un dispositivo nasal que permite la aplicación de presión positiva continua a través de la nariz, con lo cual el colapso inspiratorio de la vía aérea superior es revertido.

Esta presión abre pasivamente la vía aérea previniendo los episodios obtructivos.

La cirugía también podría estar indicada, esta dependerá de la ubicación y naturaleza de la obstrucción, el procedimiento puede ser minimamente invasivo o más complejo. Un examen detallado de la vía aérea superior completa es necesario antes de decidir que procedimiento quirúrgicos son más eficaces.

La odontología ha comenzado a contribuir de manera importante en el diagnóstico y tratamiento del SAOS. Aunque el odontólogo representa una parte importante en la asistencia de este campo, no debe por sí solo determinar el plan terapéutico a seguir con estos paciente, más sí debe ser capaz de identificar aquellos con potencial apnea, referirlos al médico correspondiente y ser parte fundamental del equipo multidisciplinario.

Fuente: Dra. Karen Prieto Castro / Revista Odontoespacio

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada