Latest News

Dropdown Menu

viernes, 17 de agosto de 2012

Prevención del Cáncer Bucal

La detección temprana del cáncer oral y un tratamiento a tiempo pueden salvar muchas vidas. A pesar de que no es muy frecuente, la prevención es muy importante. Esta es la razón porque resulta vital la autoexploración bucal.


1. Señales de alarma

Existen una serie de lesiones que pueden ser precursoras del cáncer oral, por ello es importante localizarlas precozmente:

- Manchas blancas (leucoplasias), rojas (eritroplasias) o marrones que no desaparecen por sí mismas en dos semanas.

- Úlceras o heridas sin causa aparente que no cicatricen en dos semanas.

- Hemorragias de origen incierto.

- Engrosamientos, endurecimientos, hinchazón.

- Dolor de oídos, de mandíbula o de lengua.

- Sensaciones de adormecimiento u hormigueo, pérdida de la sensibilidad.

- Sensación de que algo queda atrapado en la boca.

- Dificultad al masticar o tragar.

- Sensación de que la lengua se pone rígida o difícil de controlar.

- Sensación de que las prótesis, antes adaptadas, ahora encajan mal o resultan incómodas.

- Enronquecimiento de la voz.

Si estos problemas no desaparecen espontáneamente en dos semanas, debe acudir a su odontólogo quien valorará la realización de una biopsia para establecer un diagnóstico adecuado.

2. Factores de riesgo

El consumo de tabaco y de alcohol son hábitos que aumentan la posibilidad de que se produzca un cáncer oral. Si éstos se consumen conjuntamente, la posibilidad es mucho mayor que si se consumen de forma independiente.
La exposición excesiva a los rayos del sol es un factor de riesgo para el cáncer de labios. Especial precaución deben tener las personas que trabajan al sol (campesinos, marineros), sobre todo si se trata de personas de piel clara.

Una mala o nula higiene dental, factores que erosionen la mucosa como dientes rotos, mal posicinados o protesis mal ajustadas, son también factores que favorecen la formación de lesiones que se pueden malignizar.

Mantener la boca en buen estado es fundamental para prevenir el cáncer bucal, de ahí la importancia de realizar una buena higiene dental y de acudir periodicamente al odontólogo.

Suele aparecer en personas de edad avanzada. Por esta razón, los ancianos deben acudir con más frecuencia al odontólogo a realizarse revisiones. Sin embargo, esto no ocurre porque en muchas ocasiones ya no tienen dientes y no van al dentista, salvo que se desajuste su dentadura postiza.

Es también más frecuente en personas de raza negra que en las de raza blanca.

3. Autoexploración: la técnica que salva vidas

El paciente debe conocer cómo son las estructuras normales de la boca. Cuando éstas cambien, debe acudir al consultorio dental para que el odontólogo realice una revisión.
Para ello el odontólogo debe realizar una exploración explicando todo al paciente. Éste debe aprender cómo es la boca en condiciones normales y qué alteraciones no son patológicas.

Para ello, el paciente debe seguir un método de autoexploración en el que observará la cara, el cuello, los labios, la cara interna de la mejilla, el paladar, la encía, la lengua y el suelo de la boca. Se le pude pedir al odontólogo que nos dé por escrito los pasos que hemos de seguir para que no se nos olviden.

El paciente deberá realizar este autoexamen en su casa cada 5-6 meses como mínimo y ante cualquier hallazgo acudir a su odontólogo.A veces el odotólogo encuentra dificultades para motivar al paciente para que realice la autoexploración pero teniendo en cuenta que el beneficio es la vida merece la pena realizarlo.

Fuente: Puleva Salud

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada