Latest News

Dropdown Menu

viernes, 27 de julio de 2012

Pulpectomía: Indicaciones, materiales y procedimientos

La inflamación pulpar sucesiva a un proceso infeccioso de los dientes temporales, puede provocar alteraciones del germen del permanente, y las estructuras adyacentes. El tratamiento pulpar en la dentición primaria va adquiriendo cada vez más importancia, porque solo una dentición temporal sana o bien conservada puede garantizar el desarrollo del lenguaje, de la función masticatoria y de la dentición permanente, así como impedir que se creen hábitos, como interposición lingual, causados por una ausencia prematura de los dientes primarios.


El tratamiento pulpar en dientes primarios comprende una gran variedad de opciones terapéuticas, que se deciden en función del estado de la pulpa.
La pulpectomia es la técnica mediante la cual se remueve el tejido pulpar de un diente con el propósito de reducir la población bacteriana en la pulpa contaminada, y así obtener un conducto limpio y saneado. Debemos tener en cuenta que las raíces de los molares temporales, son frágiles y divergentes, y poseen conductos accesorios en la región de la furca, que parten del suelo de la cavidad pulpar, por lo que la instrumentación de estas resulta más difícil que la de los molares definitivos.

INDICACIONES.

Antes de realizar una pulpectomia, hay que evaluar cada caso teniendo en cuenta variables como la edad del niño, grado de cooperación, el diente implicado y el estadio de reabsorción, ya que un proceso reabsortivo causado por una infección puede progresar rápidamente y en meses producir la destrucción completa de la raíz.

La pulpectomia en dientes temporales, esta indicada cuando los datos clínicos, radiográficos y anamnesicos, nos permiten establecer un diagnostico de pulpitis irreversible o necrosis pulpar y presentan la siguiente sintomatología:
• Dolor permanente durante tiempo prolongado,
• Sensibilidad a la percusión,
• Hiperemia incluso después de una pulpotomia,
• Necrosis pulpar con o sin caries,
• Caries extensa con afectación pulpar, de un segundo molar primario antes de la erupción del primer molar permanente.
• Longitud radicular superior o igual a 2/3 ,
• Hemorragia excesiva tras una pulpotomia,
• Abcesos periapicales con pequeñas radiolucidencias visibles a través de la radiografía, ausencia de invasión de furca y ausencia de reabsorciones internas o externas avanzadas.

La pulpectomia esta contraindicada cuando no es posible eliminar por completo y de forma estéril el tejido pulpar inflamado o necrotico del conducto radicular. Además, en casos de dientes no susceptibles a restauración, reabsorción interna de las raíces, perforación de furcas, sin soporte óseo o radicular, reabsorción superior a un tercio de la raíz y la presencia de quiste folicular o dental.

Materiales de obturación

Para la obturación de los conductos en la pulpectomia, se han de utilizar materiales reabsorvibles que acompañen a la rizólisis y no sean irritantes para los tejidos periodontales ni para el germen del diente permanente. Los materiales de obturación que se utilizan fundamentalmente son la pasta de oxido de zinc-eugenol y la pasta yodoformica mezclada con hidroxido de calcio.

Para restaurar el diente tratado, se colocara una corona de acero inoxidable en los posteriores y de composite en los anteriores para asegurar el sellado de la restauración y así el éxito de la pulpectomia. Es conveniente que el tratamiento definitivo de la corona se realice lo antes posible, así evitar filtraciones y posible fracaso de la pulpectomia. Se recomienda el control radiográfico para observar cualquier cambio que se produzca tras el tratamiento endodontico de la pieza temporal.

Cuando existan molestias previas en el diente, recomienda realizar la técnica en dos sesiones, colocando un aposito medicamentoso con una suspensión de hidróxido de calcio que no frague para calmar el dolor e inhibir la inflamación.

Fuente: infomed.es

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada