Latest News

Dropdown Menu

viernes, 27 de julio de 2012

Manifestaciones orales en la insuficiencia renal

El término insuficiencia renal indica un síndrome clínico-biológico, de diversa etiología, causado por una disminución importante en la capacidad depuradora renal. Puede instaurarse de manera rápida (insuficiencia renal aguda) o presentarse de forma progresiva (insuficiencia renal crónica).


La insuficiencia renal aguda se caracteriza por una rápida disminución (en horas a semanas) en la tasa de filtración glomerular y por la retención de desechos nitrogenados en la sangre, como el nitrógeno ureico y la creatinina. La insuficiencia renal crónica se define como el daño renal secundario a diferentes etiologías que conduce a una disminución en la tasa de filtrado glomerular sostenida durante tres meses o más.

Estos pacientes presentan un gran número de signos y síntomas sistémicos (alteraciones hidroelectrolíticas, hipertensión arterial, acidosis, proteinuria, anemia, alteraciones en el metabolismo fosfocálcico, retraso en el crecimiento, etc). En un estadio inicial la insuficiencia renal puede controlarse adecuadamente con una dieta correcta y con fármacos.

MANIFESTACIONES ORALES:

Esta patología implica importantes repercusiones en odontología. Es necesario conocer por parte del odontólogo esta situación para poder llevar a cabo un adecuado y correcto tratamiento dental. Estos pacientes, en general, presentan un peor estado bucodental en comparación con el resto de la población general

MANIFESTACIONES ORALES EN LA INSUFICIENCIA RENAL EN PACIENTES ADULTOS

Aumento en la incidencia de patología periodontal (gingivitis)
Aumento de la pérdida de inserción periodontal
Aumento en la incidencia de patología periapical
Xerostomía

MANIFESTACIONES ORALES EN LA INSUFICIENCIA RENAL EN PACIENTES PEDIÁTRICOS

Retraso en la erupción dental
Hipoplasia del esmalte
Hiperplasia gingival

En esta situación es necesario diferenciar entre aquellos pacientes que padecen insuficiencia renal aguda o crónica. Los casos registrados de insuficiencia renal en un estadio inicial no evidencian alteraciones a nivel oral. Por el contrario en aquellos pacientes que padecen insuficiencia renal crónica se han observado ciertas alteraciones orales. Las manifestaciones orales de la insuficiencia renal crónica son secundarias a las manifestaciones sistémicas de la enfermedad.

En el paciente adulto la manifestación oral secundaria a la insuficiencia renal que se encuentra con mayor incidencia es la patología periodontal. En estos pacientes es característico un aumento de la placa bacteriana a nivel supragingival desencadenando mayor predisposición a padecer gingivitis y periodontitis.

En el paciente pediátrico también es característico el aumento de la placa bacteriana supragingival, así como la presencia de gingivitis e hiperplasia gingival. Además cuando la insuficiencia renal se produce durante el proceso de organogénesis dental aparecen casos de retraso en la erupción dental e hipoplasias del esmalte.

IMPLICACIONES ODONTOLÓGICAS

A la hora de tratar a estos pacientes es necesario conocer con exactitud el grado de insuficiencia renal que padecen.

Aun en los sujetos que presenten una insuficiencia renal leve se produce la acumulación de los productos del metabolismo del organismo. Es de destacar el aumento de la concentración de urea que altera la función plaquetaria. Si el paciente se encuentra en tratamiento con hemodiálisis es necesario saber si recibe tratamiento con heparina.

Cualquier intervención odontológica debe realizarse el día después de la sesión de diálisis.

Los pacientes en tratamiento con hemodiálisis y los trasplantados renales deben ser candidatos a la profilaxis antibiótica antes de aquellos tratamientos dentales que impliquen sangrado, en función del estado general del paciente y de la intervención que se vaya a realizar.

En cuanto a la prescripción de fármacos en aquellos que se eliminan por vía renal es necesario ajustar su dosis según el estado funcional del riñón. Esto se puede conseguir mediante dos vías: bien reduciendo la cantidad de dosis del fármaco en cada toma o aumentando el intervalo entre las diferentes dosis.

En relación a los analgésicos respecto a los opiáceos menores es necesaria una reducción de la dosis. Los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) pueden provocan nefropatía si se consumen de manera prolongada por lo que se recomienda la reducción de su dosis evitándose la administración de la fenilbutazona y el sulindaco en la insuficiencia renal grave.

Con el paracetamol será necesario alargar el intervalo de la administración al igual que el ácido acetilsalicílico que está prohibida su administración en la insuficiencia grave. También es aconsejable reducir la dosis de corticoides.

En relación a los antibióticos se debe disminuir la dosis a la mitad de amoxicilina y ampicilina si el aclaramiento de creatinina es inferior a 40 ml/min.

En cuanto a los anestésicos locales existe diversidad de opiniones. Ayoub ST y cols., en 1992, indicaron que en el caso de insuficiencias renales que requieran tratamiento con hemodiálisis está contraindicado el uso de anestésicos locales, siendo esta apreciación actualmente exagerada. 

Sin embargo sí que se recomienda controlar la dosis de anestésico local en
los pacientes con insuficiencia renal grave.

CONCLUSIONES

En resumen, la presencia de insuficiencia renal en los pacientes que demandan tratamiento odontológico tiene gran repercusión en nuestro medio, no sólo debido a la afectación sistémica de la enfermedad sino también a la presencia de ciertas manifestaciones y lesiones orales con mayor frecuencia que en la población general.

También debemos conocer que estos pacientes padecen mayores niveles de ansiedadante los tratamientos dentales.

Estas manifestaciones únicamente se presentan en aquellos individuos con una insuficiencia de evolución crónica, además la patología oral difiere si se trata de pacientes adultos o pacientes pediátricos. De estas lesiones la que se presenta con mayor incidencia es la afectación a nivel periodontal.

Es imprescindible una correcta comunicación entre el nefrólogo que trate al paciente y el odontólogo para poder llevar a cabo un adecuado tratamiento dental y conocer con exactitud el nivel de gravedad de nuestro paciente.

Fuente: coem.org.es / Curto Aguilera, Adrián

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada