Latest News

Dropdown Menu

jueves, 21 de junio de 2012

Manifestaciones bucales en la varicela

Enfermedad infectocontagiosa aguda de origen vírico causada por el virus varicela-zoster (VVZ), perteneciente a la familia herpesvirus, cuyo único huésped posible es el hombre. Tras la infección primaria, que afecta principalmente a niños de entre 5-9 años y adolescentes, el virus permanece latente en nervios sensoriales, y ocasionalmente sobre nervios motores, con posibilidad de reactivación en forma de herpes zoster en situaciones de inmunosupresión.


Generalmente se trata de un proceso benigno y autolimitado en el cual las complicaciones del cuadro son infrecuentes, salvo en pacientes inmunocomprometidos en los que la neumonía, encefalitis o sobreinfecciones bacterianas cutáneas por estreptococos del grupo A pueden ser motivo de importante morbilidad del paciente.

Tras un período de incubación de 14-16 días se inicia el estadio prodrómico, caracterizado por fiebre moderada, mialgias y malestar general. El exantema característico de la enfermedad comienza en tronco y cuero cabelludo con lesiones que comienzan en forma de máculas eritematosas.

Transcurridas 24 horas las lesiones pasan a la fase de pápula, vesícula y pústula, siendo signo característico que coexistan diferentes estadios de las lesiones. La varicela en los adultos es más grave y presenta complicaciones con mayor frecuencia, entre las que destacan la neumonía y la encefalitis.

Lesiones Orales

Las lesiones orales aparecen generalmente en número pequeño. La presencia de manifestaciones orales está en relación con la agresividad del cuadro, estando siempre presentes en las formas severas. Cada lesión comienza como una vesícula
de pequeño tamaño (3-4 mm) o ampolla, que rápidamente rompe dejando una úlcera poco profunda de fondo blanco-amarillento rodeada de un halo eritematoso. Generalmente las úlceras son poco dolorosas o asintomáticas, y plantean diagnóstico diferencial con estomatitis aftosa recurrente menor, salvo en casos de lesiones múltiples, cuyo cuadro asemeja a la primoinfección herpética.

Las lesiones próximas pueden confluir en formas de mayor tamaño por colapso entre las mismas. Es característico que úlceras antiguas se entremezclen con lesiones nuevas en formas moderado-severas de varicela.

Actualmente la prevención se realiza con vacunas de alta eficacia y seguridad con virus vivos atenuados.

Se puede administrar a partir de los 15 meses de vida en monodosis, siendo necesarias dos dosis separadas en dos meses para la inmunización de los adultos.

El tratamiento de las lesiones orales es sintomático y de carácter paliativo. Si es necesario se pueden pautar analgésicos, aunque generalmente no se requiere tratamiento alguno ya que se trata de un proceso autolimitado que cursa con escasa sintomatología dolorosa.

Fuente: Avances en Odontoestomatología / Bascones Martínez A, Valero Marugán A, Carrillo de Albornoz Sainz A, Encinas Bascones A, Bascones Martínez A

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada