Latest News

Dropdown Menu

lunes, 18 de junio de 2012

La sensibilidad dental puede esconder otra patología detrás

La ingesta de ácidos, alimentos fríos o calientes, las altas temperaturas o los cambios en las pautas alimenticias promueven la aparición de episodios de sensibilidad en los dientes, sin embargo, es recomendable acudir al dentista con el objetivo de descartar que existan otras patologías detrás, como caries, señala el doctor Javier de la Cruz, médico especializado en Estomatología en la Clínica de la Universidad Alfonso X de Madrid.


Este experto explica a Europa Press que, a parte de acudir con frecuencia al dentista para verificar que la sensibilidad dental es una reacción normal, es recomendable "cambiar el cepillo dental cada seis meses" porque, al desgastarse, daña el esmalte --causa de que aparezca este problema--.

También, usar pasta de dientes "que no sea agresiva", cepillar los dientes con agua templada y evitar, en la medida de lo posible, la ingesta de ácidos. Otro de sus consejos pasan por eliminar de la dieta el exceso de azúcares y realizar un "cepillado correcto" después de todas las comidas, dedicándole tiempo. De la Cruz recomienda además que los niños vean cómo se cepillan sus padres los dientes y llevarles al dentista dos veces al año.

En relación a recientes investigaciones que recomendaban beber leche tras una ingesta de ácidos con el objetivo de no degradar demasiado el esmalte de los dientes, este experto señala que no es necesario, puesto que con un vaso de agua también se puede conseguir este efecto.

La sensibilidad dental aparece, a parte del desgaste del esmalte, por un problema de retracción de la encía o por enfermedades periodontales. De esta manera, la raíz expuesta de un diente no posee la capa de esmalte y no protege frente a estímulos externos.

El esmalte protege la parte interna del diente y la capa conocida como cemento radicular, que resguarda las raíces debajo de la línea de las encías. Tras el esmalte y cemento radicular está la dentina, que contiene los túbulos microscópicos que conectan la parte exterior del diente con las terminaciones nerviosas.

Cuando la dentina pierde su capa protectora, los túbulos quedan expuestos, permitiendo que los estímulos externos alcancen las terminaciones nerviosas, provocando la sensibilidad dental.

Por lo general, este fenómeno aparece, con más frecuencia, entre los 20 y 50 años, señala el médico de la Clínica de la Universidad Alfonso X de Madrid, quien alude a estudios que destacan que las mujeres padecen más que los hombres este problema, aunque considera que este hecho responde a que ellas acuden con más frecuencia a las consultas odontologías y, por ello, se registran más casos.

Tras detectarse este problema, su tratamiento pasa utilizar pastas dentales y enjuagues orales especiales. Por último, este experto alerta de las blanqueamientos poco adecuados que se hacen en los centros comerciales que pueden dañar el esmalte y advierte de las prótesis dentales de mala calidad que están aumentado a consecuencia de la crisis económica.

Fuente: telecinco.es

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada