Latest News

Dropdown Menu

jueves, 31 de mayo de 2012

Lesiones Bucales: Quiste Mucoso

Un quiste mucoso es un saco indoloro y delgado que contiene un líquido claro y que se encuentra sobre la superficie interior de los labios.


Causas

Los quistes mucosos son comunes. Son indoloros, pero pueden ser molestos debido a que uno es muy consciente de las protuberancias presentes en la boca. Se cree que estos quistes son ocasionados por el hecho de succionar las membranas de los labios entre los dientes.

Los quistes mucosos son inofensivos; sin embargo, sin tratamiento, se pueden organizar y formar una protuberancia permanente en la superficie interna del labio.

Se denominan ránula cuando se presentan en el piso de la boca y épulis cuando aparecen en las encías.

El saco se puede formar alrededor de las joyas (perforaciones o pírsines) que se han insertado dentro de los labios o la lengua.

Síntomas

Un saco delgado y lleno de líquido aparece en el interior del labio. Dicho saco es azuloso y transparente. El saco es indoloro pero molesto.

El saco también se puede presentar en la lengua, el paladar, dentro de las mejillas, en el piso de la boca o alrededor de perforaciones (pírsines) en labios o boca.

Tratamiento

Con frecuencia, un quiste mucoso se puede ignorar, pues tiende a romperse de manera espontánea. Una forma de ayudar a que desaparezca es abrir la parte de arriba del saco con una aguja estéril. Si el quiste reaparece, es posible que sea necesario extirparlo.

Para prevenir infecciones y daño a los tejidos, NO se recomienda que los padres rompan el saco en casa, sino más bien que lo haga el médico. Los cirujanos orales y algunos odontólogos pueden extirpar fácilmente los sacos en caso de que estos continúen siendo molestos.

Prevención

No hay prevención conocida. Absténgase de succionar intencionalmente los carrillos o los labios entre los dientes.
Nombres alternativos

Quiste de retención mucosa; Mucocele; Ránula; Épulis

Fuente: nlm.nih.gov

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada