Latest News

Dropdown Menu

martes, 22 de mayo de 2012

Apnea del sueño aumenta el riesgo de desarrollar un cáncer

Las interrupciones respiratorias que se sufren mientras se está dormido, las apneas del sueño que afectan especialmente a las personas roncadoras, son un trastorno con mayor trascendencia de la que hasta ahora se le atribuía. Estudios realizados en España y EEUU han coincidido en observar que quienes sufren apneas multiplican el riesgo de desarrollar un cáncer en cualquier órgano, y morir por esta causa.

Una investigación realizada en la Universidad de Wisconsin, con participación del Hospital Clínic, de Barcelona, analizó la causa de la muerte de 1.522 personas afectadas por desórdenes del sueño, que habían sido atendidas durante 22 años. El estudio demostró que el diagnóstico, y la muerte, por cáncer se duplicó en quienes sufrían leves periodos de apnea durante la noche, y se cuadruplicó en los individuos que interrumpían de forma importante, o grave, su sueño. En el estudio, que hoy publica la revista científica The American Journal of Respiratory , de EEUU, ha participado Ramón Farré, bioingeniero del Clínic. Este trabajo fue seguido de una nueva investigación, coordinada por el Clínic, que utilizó datos de las unidades de trastornos del sueño de cuatro hospitales españoles, y que analizó la evolución de 5.300 pacientes atendidos entre el 2000 y el 2007.

RIESGO PROPORCIONAL
Este estudio corroboró que la incidencia de algún tipo de cáncer en quienes sufrían apnea fue muy superior a la la media de la población. «El riesgo de desarrollar un tumor maligno es proporcional a la gravedad de la apnea diagnosticada», explicó Josep Maria Montserrat, neumólogo del Clínic y coautor del estudio.

La relación de la apnea con el desarrollo de un cáncer surge del descenso del nivel de oxígeno en la sangre que se produce en cada interrupción respiratoria. Para suplir el déficit de oxigenación sanguínea, el organismo multiplica la aparición espontánea de diminutos vasos sanguíneos, que facilitan la llegada de sangre a los tejidos. Esa mayor capilaridad promovida por la apnea, similar a la angiogénesis que genera un tumor para nutrirse de sangre, favorece el crecimiento de un cáncer ya existente, o incide en su aparición, indican los estudios.

CORTES REPETIDOS
Una apnea es un corte respiratorio de entre 10 y 60 segundos durante el sueño. Estos episodios se consideran normales si no se repiten más de cinco veces en una hora. Su incidencia es moderada si la respiración se interrumpe entre 5 y 30 veces por hora, y grave cuando ocurren 30, 50 o más paros respiratorios en una hora.

Un 10% de los hombres y un 5% de las mujeres sufren recurrentes episodios de apnea en las horas del sueño. Este malestar causa asimismo alteraciones metabólicas y cardiovasculares. La obesidad, el sedentarismo y el consumo de tabaco son factores desencadenantes de la apnea. Los especialistas insisten en la necesidad de perder peso, hacer ejercicio físico y dejar el tabaco.

El Periódico de España

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada