Latest News

Dropdown Menu

viernes, 27 de abril de 2012

Apexificación y Apexogénesis: Diagnóstico

Antes de iniciar, el tratamiento de un diente inmaduro, es esencial llevar a cabo pruebas para hacer un diagnóstico correcto. El traumatismo es una causa frecuente de daño pulpat, que también puede ser resultado de caries, exposición mecánica o una anomalía del desarrollo. Según los hallazgos, se lleva a cabo la apexogénesis, la apexificación, el tratamiento convencional de endodoncia o quizás la cirugía.
En el diagnóstico y plan de tratamiento de un diente con raíz inmadura se consideran los siguientes aspectos.


Examen subjetivo

a. Historia: A menudo hay una historia (por lo regular muy temprana) de lesión traumática a un incisivo que puede o no involucrar una fractura coronal. Si está fracturado, el diente se restaura con resina compuesta retenida por esmalte grabado; sin embargo, si el diente se pigmenta o muestra síntomas, esto indica necrosis pulpar.

Síntomas: Los más útiles para el diagnóstico son los relacionados con la duración del dolor, la cual puede variar, pero si en un dientes con pulpa vital va más allá de un periodo breve (algunos segundos o minuto) s probable una pulpitis irreversible. si el dolor es espóntaneo, fuerte y de larga duración, el diagnóstico es casi acertado. Por supuesto, a veces la pulpitis irreversible y la necrosis sin asintomáticas. si el dolor se presenta como punzadas y el diente está sensible al tacto, puede haber periodontitis apical o absceso agudo (pulpa necrótica). Es necesaria la confirmación con pruebas objetivas.

Examen Objetivo

a. Examen visual: Se examinan los tejidos duros y blandos; si el dolor se debe a pulpitis irreversible, debe haber un factor etiológico que lo explique, como una restauración, historia de traumatismo, fractura dental o caries.
La corona puede estar pigmentada, el enrojecimiento apical, la sensibilidad y la inflamación indican un absceso, mientras que una fístula indica periodontitis apical supurativa.

b. Percusión: El dolor a la presión es diagnóstico sólo cuando surge una respuesta dolorosa importante en el diente afectado.
Se prefiere la presón digital, el golpear con el mango de un espejo para producir dolor no es confiable y resulta incómodo.

c. Pruebas térmicas: Se utilizan en gran medida en los ápices abiertos, pero pueden ser complicadas por la falta de un desarrollo neural o por una respuesta exagerada debido a la aprensión. Cuando no hay respuesta a las pruebas térmicas repetidas y ésta es positiva n el diente control contralateral, hay una pulpa necrótica, esto se puede confirmar con otras pruebas. Un problema (con ápice abierto o cerrado) después de una lesión por luxación, es el daño a los nervios mientras el aporte sanguíneo permanece intacto y la pulpa está saludable, pero no responde.

d. Pruebas pulpares eléctricas: Las pruebas de este tipo no son confiables en los dientes jóvenes con ápices abiertos amplios, porque los nervios sensoriales no están desarrollados, por tanto, los resultados deben interpretarse con precausión. La falta de respuesta no necesariamente indica necrosis y su presencia también es inexacta en un niño hiperreactivo.

e. Hallazgos radiográficos: Normalmente hay un área radiolúcida que rodea al ápice abierto de un diente inmaduro en desarrollo con una pulpa saludable. en ocasiones es difícil diferenciarla de una zona radiolúcida patológica debida a una pulpa necrótica. La comparación con el periápice del diente contralateral es de gran ayuda, en especial con los rsultados de otras pruebas diagnósticas. Cuando hay una fístula, para indicar el diente agresor se toma una radiografía con una punta de gutapercha en el tracto de la fístula.

Una radiografía convencional proporciona sólo una imagen bidimensional y no revela la tercera dimensión, que es importante en un diente con ápice abierto.

En una radiografía de rutina sólo se observa la superficie mesiodistal, aunque el ápice abierto aparece casi cerrado, cuando se observa desde proximal hay más abertura. Así, las radiografías convencionales conducen a la selección inadecuada de un tratamiento de endodoncia de rutina, cuando en su lugar está indicada la apexogénesis o apexificación. Si hay duda acerca de la anatomía apical, es útil tomar una radiografía angulada.

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada