Latest News

Dropdown Menu

miércoles, 21 de marzo de 2012

Mordida abierta, un problema dental y estético

Cuando una persona no contacta sus dientes superiores con los inferiores de forma lineal, entonces padece de una mala oclusión dental o mordida abierta.



Este problema odontológico puede generar dificultad a la hora de masticar, trabas en la gesticulación y hasta impedimentos respiratorios, además de la mala apariencia.

"El mal engranaje de los dientes hace que se desgasten y que su tiempo de vida sea corto. La parte facial es muy importante, porque también es un tema social, ya que las caras bonitas son mejor recibidas", explica el doctor Edgar Torres.

Luego, agrega que existen dos casos de mordida abierta, una en la que solo se involucran los dientes, y otra que afecta los dientes y los huesos. En la primera basta con emparejar los dientes, mientras que en el segundo se pasa a un nivel ortopédico, interviniendo los huesos.

Por ello, los padres de familia deben estar pendientes de este problema en sus hijos, ya que en edad de crecimiento se puede intervenir en el desarrollo óseo, mientras que en edad avanzada se recurre solamente a la unión de los dientes, pero la corrección en el aspecto facial es mínima.

Para solventar el problema, los microimplantes son una de las opciones más novedosas en el país. La doctora Sol Espinosa explica que son micro tornillos que se adhieren en la mucosa y en el hueso del paciente, haciendo una retención fija para corregir la mala oclusión.

"Los médicos se están atreviendo hasta hace poco, porque es un método invasivo, en el que hay que perforar el hueso. Es indoloro, se puede poner sin anestesia aunque la mayoría opta por ponerla. Dura unos tres minutos máximo", apunta la especialista.

Forsus es otra novedad en ortodoncia, un aparato que se utiliza para corregir un problema de Clase II (cuando existe una sobre mordida, en la que la maxila está por delante de la mandíbula, o viceversa).

Este equipo hace que la maxila se eche hacia atrás y la mandíbula hacia delante. "Necesitamos aparatología para corregir, ya que los brackets solo enderezan los dientes y necesitamos algo que estimule el crecimiento de la mandíbula, y que la maxila se mantenga en la posición", añadió Espinosa.

Con los dos aparatos el problema puede solucionarse hasta en seis meses, ya que son fijos y trabajan las 24 horas, hasta cuando el paciente está dormido.

Una vez en la adultez, la única opción para corregir la mordida abierta esquelética es a través de la cirugía para lograr un mejor resultado, tanto dental como facial, detalla Torres.

La cirugía es recomendada como última opción, pues se cortan los huesos quirúrgicamente para que estén bien. En las mujeres se hace después de los 17 años y en los hombres después de los 20.

Para el doctor Torres la prevención es lo más importante en temas de salud. "La ortopediatría u odontología infantil recomienda que se vea al niño desde muy pequeño, inclusive desde el embarazo de la mamá, es importante que sepa que comer, para beneficio del bebé", recalca.

Una vez nace el bebé el cuidado bucal debe comenzarse con la limpieza de las encías. Los primeros dientes pueden limpiarse simplemente con una gasa o cepillarlos. Hay que evitar que el niño se duerma con el biberón.

Fuente: elsalvador.com

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario