Label

Category 4

Category 5

Sponsor

About Us

Advertise Space

Recent Posts

Featured Post

Ads Place 970 X 90

Contact

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Slider Area 2

Slider Area 1

Categories

Category 2

Recent

Category 7

Category 8

Join the Club

Category 9

Category 1

Category 10

Social Buttons

Slider Area 3

Popular

Riesgos de transmisión de enfermedades infecciosas en la consulta odontológica

Advertisemen
GERMAN PAREJA

Durante la práctica odontológica, el personal dental y sus pacientes se hallan expuestos a una amplia variedad de microorganismos capaces de causar enfermedad. Este es un hecho conocido desde hace tiempo que en la actualidad ha despertado un renovado interés con la aparición del síndrome de inmunodeficiencia adquirida.


En nuestro medio, estos microorganismos se transmiten vía sangre o secreciones orales o respiratorias e incluyen entre otros: citomegalovirus (HCMV), virus de la hepatitis B (HBV) y C (HCV), virus del herpes simple (HSV-1 y HSV-2), virus de la inmunodeficiencia humana (HIV), mycobacterium tuberculosis y otros virus y bacterias.

Estos microorganismos pueden transmitirse a través de diversas rutas que incluyen:

contacto directo con sangre, fluidos orales y otras secreciones.
contacto indirecto con instrumentos, superficies y equipos dentales contaminados.
transmisión aérea a través de aerosoles o microgotas que se generan durante el trabajo operatorio y que contienen sangre o secreciones contaminadas.
La infección por estos patógenos, independientemente de la ruta de transmisión que sigan, requiere la presencia de una serie de condiciones comúnmente conocidas como "cadena de infección". En primer lugar debe existir un huésped susceptible que es el que va a ser infectado; el microorganismo patógeno ha de estar en cantidad y virulencia suficientes para poder causar la infección; y en último lugar debe haber una puerta de entrada que permita a este microorganismo ponerse en contacto con el huésped susceptible.

El virus de la hepatitis B (HBV) puede encontrarse en sangre y en saliva de pacientes infectados o de porteadores crónicos. La probabilidad de infectarse por contacto de saliva, aunque está descrita es baja. Existen casos documentados de transmisión del HBV de dentistas infectados a pacientes, alguno de ellos con consecuencias mortales. La transmisión se produce, en la mayoría de casos, en ausencia de medidas de control de infección, presencia de lesiones cutáneas en las manos del profesional y de personal dental positivo para el antígeno de superficie (Hbs Ag) y el antígeno "e" (Hbe Ag) (la presencia de este marcador sérico es un signo de infectividad). En presencia de medidas sencillas de control de infección el riesgo de transmisión se reduce: es significativo el caso de un dentista que infectó a más de 50 pacientes durante un periodo de 3 años en el que no utilizaba guantes y que trató durante el cuarto año a más de 8000 sin transmitir la infección, a pesar de que seguía siendo potencialmente contagioso, únicamente por el hecho de usar guantes.

La incidencia de hepatitis B en ciertos trabajadores sanitarios, entre los que se encuentran dentistas y auxiliares, es mayor que en la población general. Analizando la presencia de marcadores séricos en estos grupos profesionales se ha constatado que tienen entre 3 y 5 veces más probabilidades de adquirir esta enfermedad que el resto de la población. Sin embargo, en estos últimos años, este riesgo tiende a disminuir por el aumento de las medidas de control de infección, en especial la vacunación y por la disminución de la prevalencia de la enfermedad en la población general producida especialmente por la vacunación universal de todos los adolescentes de 12 años, medida en la que nuestra comunidad autónoma es pionera.

El virus de la hepatitis C (HCV) ha sido identificado en saliva y sangre de pacientes con hepatitis aguda y crónica por el HCV. La transmisión cruzada de este virus de pacientes a profesionales y viceversa está documentada. Parece ser, sin embargo, que el riesgo de infección es bastante menor que en el caso de la hepatitis B.

En contraste con lo que ocurre con la hepatitis B y C, los trabajadores sanitarios y entre ellos el personal dental, tiene un riesgo muy pequeño aunque real de adquirir el HIV debido a su actividad profesional. Estudios prospectivos realizados desde hace más de 10 años en Europa y Estados Unidos han cuantificado este riesgo de seroconversión en aproximadamente 0,33% después de una exposición percutánea. El riesgo de seroconversión tras una exposición mucocutánea es aún menor (aproximadamente 0,04%). Hay también casos documentados de transmisión en sentido contrario, es decir de dentista infectado a paciente, aunque el riesgo es mucho menor.

Advertisemen

Disclaimer: Gambar, artikel ataupun video yang ada di web ini terkadang berasal dari berbagai sumber media lain. Hak Cipta sepenuhnya dipegang oleh sumber tersebut. Jika ada masalah terkait hal ini, Anda dapat menghubungi kami disini.
Related Posts
Disqus Comments
© Copyright 2017 Mapa Odontológico - All Rights Reserved - Created By BLAGIOKE Diberdayakan oleh Blogger