Latest News

Dropdown Menu

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Cepillo dental contaminado

Los cepillos dentales son portadores de bacterias infecciosas si se los deja dentro de los cuartos de baño, las mismas que pueden producir enfermedades estomacales e intestinales.


“Hoy en día se pide a la gente que hasta los cepillos de dientes no los dejen dentro de los baños, porque cuántas personas utilizan su baño y de pronto esos humores (así se le llama al vapor que sale de las heces fecales, de la misma orina y de otras) buscan lugares húmedos para impregnarse, sea las toallas húmedas que dejamos ahí, inclusive las cerdas de los cepillos”, detalla el director de la Unidad de Epidemiología del Ministerio de Salud, José Zambrana.

AMBIENTES Zambrana sostiene que si en un ambiente se siente el olor de las heces fecales u otro aroma, quiere decir que partículas de ese elemento volaron y están en el mismo lugar.

El Director de Epidemiología recuerda que hace años se realizó estudios sobre la adhesión de bacterias en los cepillos dentales y se comprobó que al dejarlos en los cuartos de baño, los mismos aparecen completamente impregnados de bacterias que causan distintas enfermedades.

“Hay estudios que han hecho en odontología hace algunos años, donde dejando estos cepillos en varios baños en diferentes lugares de Bolivia, estaban completamente impregnados de bacterias”, dice.

Las más comunes y frecuentes en enfermedades infecciosas del estómago son la Serratia, que es muy hábil en adherirse a las partes húmedas; Escherichia Coli, Giardia y de la Salmonelosis.

Por su lado, la odontóloga Roxana Sejas Bracamonte explica que los cepillos dentales no sólo pueden causar infecciones bacterianas, sino también contagios virales.

Para la especialista, el cepillo dental debe ser inocuo, así como todos los objetos que se usan en la boca.

HIGIENE Sejas Bracamonte señala que, si bien existe el riesgo de contaminación en todo lugar, esta condición existe en lugares de poca higiene. Baños públicos, casas que no cuentan con alcantarillado, baños a la intemperie o que no se desinfectan con frecuencia. “Para prevenir, el cepillo dental debe estar bien guardado o cubierto”, concluye.

7 de diez no guardan el cepillo dental
Según un sondeo realizado por la odontóloga Roxana Sejas Bracamonte, la mayoría de las personas, siete de cada diez aproximadamente, tiene el cepillo dental en el baño, parado dentro de un vaso o sujetado en un portacepillos cerca al lavamanos. Un 90 por ciento de éstos no están cubiertos. El resto guarda el cepillo en cajones, estuches, gavetas. Si no existe la posibilidad de proteger las cerdas, evitar que tenga contacto con otros objetos.

¿Cómo guardar los cepillos de dientes?

Si el lavamanos o lugar de aseo está en el mismo cuarto de baño es conveniente guardar los cepillos de dientes en una gaveta, cubrir las cerdas o desinfectarlo antes de usar. Mejor si el cepillo de dientes no está en el baño.

En otros ambientes, el cepillo dental debe tener un lugar específico y limpio, separado de los peines, toallas y otros objetos similares. Tratar de conseguir un cepillo que tenga incorporado una tapa para las cerdas, recomienda la especialista.

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada