Latest News

Dropdown Menu

jueves, 10 de noviembre de 2011

Bruxismo: una enfermedad que afecta al 20% de la población

Es un trastorno del sueño, que también se da durante la vigilia, desgasta los dientes, deteriora las mandíbulas y provoca dolores de cabeza. En Santa Fe, se realizará un curso para analizar estrategias de prevención y tratamiento.



El bruxismo es un problema de salud que padece, según las estimaciones más confiables, entre el 20% y el 25% de la población mundial. Es el frotamiento y el chirrido de los dientes, que sobre todo, se produce mientras las personas duermen. La enfermedad provoca daños en los dientes, dolor, cerramiento y sonido en la mandíbula y jaquecas matutinas.

Para mejorar la calidad de vida de quienes padecen este trastorno del sueño, que también se da en la vigilia, los especialistas explican que es clave un abordaje integral. Por eso, en Santa Fe, se reunirán algunos de los referentes de esta enfermedad en el marco del curso “Medicina del sueño para profesionales de la salud con enfoque en el dolor, la respiración y el bruxismo”, que se realizará en el Hotel Los Silos, el 25 y 26 de noviembre. El evento es organizado por los círculos odontológicos de Santa Fe, Paraná y Reconquista, la Asociación Odontológica del Noroeste Santafesino y la Federación Odontológica de la Provincia de Córdoba.

“El principal objetivo es brindar información de primera, con la presencia de uno de los especialistas clínicos más reconocidos a nivel internacional, el Dr. Gilles Lavigne, autor de un libro de reciente aparición que refiere al tema del curso”, señaló el Dr. Germán Carnevale, integrante de la comisión organizadora.

Lavigne es decano y profesor de la Facultad de Odontología de la Universidad de Montreal (Canadá) y director del Laboratorio del Sueño, Dolor y Trauma del hospital du Sacre Coeur de Montreal. Además, publicó alrededor de 100 artículos y varios capítulos de libros sobre sueño y bruxismo e interacciones del sueño, el dolor y los desórdenes respiratorios.

Estos temas serán abordados en el curso, que contará también con la participación del Dr. Daniel Paesani, especialista argentino en desórdenes temporo mandibulares, oclusión y dolor facial. “La presencia del Dr. Lavigne es un hecho inédito en Santa Fe. Su participación y la del Dr. Paesani nos asegura un curso excepcional”, expresó Carnevale.

Los jóvenes son los más afectados

Según Lavigne, la enfermedad tiene mayor prevalencia en los niños (entre 13% y 17% de los casos) que en los adultos (8%). Al respecto, el experto subrayó que “el envejecimiento es clave, ya que el problema se manifiesta con mayor frecuencia durante la infancia, disminuye en los adultos jóvenes y decrece aún más en los ancianos. Esto último se debe a la pérdida de los dientes y a su reemplazo por una prótesis que reduce el sonido producido por el chirrido”.

En el bruxismo del sueño, el acompañante de la persona afectada es quien se da cuenta del problema, a raíz de los intensos sonidos. En cambio, en la vigilia, el bruxismo es advertido por el mismo paciente, quien suele recurrir a su odontólogo con jaquecas y dolores de mandíbula. “Estos casos son más frecuentemente reportados por mujeres”, añadió Lavigne.

El bruxismo también puede ser detectado en un laboratorio del sueño, donde se utilizan métodos sofisticados como polisomnografías o electromiografías, o en un consultorio odontológico, en el cual se analizan las secuelas que origina, como desgaste o manchas brillantes en la superficie dentaria.

Sin embargo, remarcó Lavigne, “no es un dato fiable para determinar la vigencia del problema, ya que las piezas gastadas podrían aludir a un bruxismo que ocurrió hace años.El bruxismo del sueño tiene una manifestación cíclica porque puede presentarse durante algunas noches y ausentarse semanas. Por eso, las denuncias del acompañante del bruxómano resultan más precisas para el diagnóstico”.

Las causas del problema

El Dr. Daniel Paesani aclaró que el hábito de apretamiento o frotamiento de los dientes no se cura, ya que, hasta el momento, no se conoce su etiología.

A propósito, Lavigne comentó que no existe una única causa que explique el problema. Durante años se pensó que el bruxismo se debía a un contacto microdental anormal, pero esta hipótesis no está fuertemente sustentada por la literatura científica.

Por el contrario, existen diversos factores de riesgo o agravantes que contribuyen al desarrollo del bruxismo, como el estilo de vida, el estrés, la ansiedad, el consumo de algunos antidepresivos o drogas. Si bien se está investigando, la influencia genética es baja, alrededor del 20% o 30% de los casos.

No obstante, advirtió el experto, en relación al bruxismo del sueño, “si se descartan estos factores, el odontólogo debe evaluar si el hábito está relacionado con dolores mandibulares o jaquecas matutinas. En estos casos, si el paciente reporta movimientos corporales, ronquidos o respiración entrecortada al dormir, se recomienda derivarlo a un laboratorio del sueño”.

En cuanto a esta relación entre bruxismo, sueño, respiración y dolor, Lavigne comentó que los dolores pueden manifestarse en la cabeza, el cuello o extenderse en forma difusa en el resto del cuerpo.

¿Cómo se trata la enfermedad?

Para reducir los daños que el bruxismo provoca en los dientes, en la mandíbula y los dolores de cabeza, los especialistas recurren a diversas técnicas que tiendan, por ejemplo, a minimizar el impacto de un ritmo de vida acelerado o a relajar la mandíbula y el cuerpo.

Asimismo, se utilizan placas de relajación para prevenir el desgaste dentario y disminuir el sonido del chirrido. En determinados casos, también se recomiendan algunos medicamentos, cirugías, ortodoncia, entre otros dispositivos.

Fuente: ellitoral.com
« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario