Latest News

Dropdown Menu

martes, 30 de agosto de 2011

Xerostomía. Disminución del flujo salival

La función protectora de la saliva cambia por efecto de medicamentos, enfermedades o daños en las glándulas salivales. El trastorno es llamado xerostomía. El líquido bucal, lubricante natural conocido como saliva, es un componente esencial del organismo, que generalmente pasa desapercibido porque siempre está ahí, pocas veces se le da importancia y esto cobra relevancia en el momento en que se percibe sequedad en la boca, cuando hay una incomodidad asociada a la falta de lubricación bucal, cuando no hay saliva para tragar, o bien cuando una galleta no se deglute fácilmente y se requiere de un líquido adicional para formar el bolo y tragarlo adecuadamente.




Estas son parte de las incomodidades relacionadas con la hiposalivación o xerostomía, que se presenta cuando se ingieren algunos medicamentos, se padece alguna enfermedad de las glándulas salivales o hay algún proceso clínico que altere la producción de saliva.

Saliva
La saliva es un líquido incoloro, transparente, insípido, de baja viscosidad, compuesto por 99.5% de agua. Tiene un peso específico de 1002 a 1008 mg/dl, pH de 5.97 (en niños de 7.32). Diariamente se segregan 1 a 1.5 litros, y entre comidas la producción desciende a 15 mL/hora (en niños a 4mL/hora). La función de la saliva es proteger a la mucosa oral y a las piezas dentales.

Xerostomía
La xerostomía se define como la sequedad de la boca causada por disminución o ausencia de la secreción salival, es un síntoma que se presenta en diversas condiciones patológicas, como efecto secundario a las radiaciones, al consumo de algunos medicamentos o a las alteraciones asociadas a la función de las glándulas salivales.

Causas de hiposalivación
Las causas de la xerostomía pueden ser de diversa índole, pero los fármacos son los que provocan la mayoría de los casos. La saliva disminuye cuando los centros salivales son afectados por varios factores que actúan de manera poco conocida, como enfermedades psicológicas (ansiedad, depresión, somatización, psicosis), emociones (miedo, inquietud) y estrés. Otras causas son enfermedades orgánicas (Alzheimer), encefalitis, tumores cerebrales y síndrome posmenopáusico, entre otras.

Síntomas
Algunos síntomas relacionados con la xerostomía son: el ardor y dolor de origen mucoso y lingual, observados con frecuencia en personas con trastornos psicológicos (depresión, ansiedad y psicosis entre otros), y que se acentúan progresivamente a partir del mediodía llegando a su punto máximo por la noche.

Otros signos son la dificultad para la emitir la voz, problemas para la formación del bolo alimenticio, la masticación y la deglución. Suelen presentarse alteraciones gustativas, predominando la apreciación de un sabor metálico, creándose con ello la preferencia por alimentos con gran contenido de azúcar y agua, además de la sensación de boca seca e intolerancia a ciertas comidas.

Por otro lado, se han encontrado otro tipo de hallazgos como la inflamación y candidiasis oral, aumento del número de caries, agrandamiento de las glándulas salivales, lo que favorece la aparición de faringitis, laringitis, ronquera, tos seca y dificultad para expectorar, sequedad nasal y disminución en la capacidad olfativa.

La xerostomía también puede causar síntomas gastrointestinales como dispepsia y estreñimiento.


Prevención y tratamiento

La hiposalivación en algunos casos puede ser inevitable, pero los daños que produce se controlan a través de las siguientes medidas:

  • Adecuada higiene bucal.

  • Asistir regularmente al dentista.

  • Restringir el consumo de alimentos que contengan azúcares refinados.

  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco.

  • Emplear enjuagues a base de flúor, para el control de la caries.

  • Masticar alimentos duros como la zanahoria o chicle (sin azúcar), para favorecer mecánicamente la salivación.

En casos extremos, puede sugerirse el empleo de fármacos o el cambio del medicamento causal de xerostomía, si esto es posible.
La hipofunción salival se presenta como consecuencia de diversos padecimientos, medicamentos o radioterapia y predispone a enfermedades de la mucosa oral.

La función protectora de la saliva está reducida o ausente en los pacientes con xerostomía; por lo tanto, la mucosa oral es vulnerable a infecciones, síndrome de la boca seca y lesiones aftosas.

El tratamiento se debe enfocar a prevenir las alteraciones de la mucosa oral, mantener una buena higiene y utilizar agentes que estimulen la producción de saliva o sustitutos de la misma.

Fuente: www.suite101.net
« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario