Latest News

Dropdown Menu

lunes, 20 de junio de 2011

Sexo Oral y su relación con el Cáncer Bucal

Rico, pero de alto riesgo. Algunas mujeres prefieren el cunnilingus (lamidas a su sexo) antes que la penetración. Siempre -o casi siempre- aceptarán recibir antes que dar. El fellatio (pene en la boca) las incomoda e inquieta de sobremanera. El sexo oral nos gusta cuando la lengua que acecha es experimentada.



Es decir, sabe a dónde ir y jamás se retraerá por pudor, asco o torpeza. Los hombres no se hacen problemas con esta práctica, pues ya se sabe que la sueñan, la piden y la desean, quizás porque multiplica el placer de ambos y, sobre todo, no embaraza.

Lamentablemente, hay razones para preocuparnos. El sexo oral se asocia, cada vez más, al cáncer bucal en hombres. En medio de la emoción del coito, algunos han saltado al ombligo o a los pechos, o han descendido hasta la cintura, al recordar aquella noticia que hace unos años dejó boquiabierto al mundo. Un estudio -sí, un demoledor estudio- alertaba lo siguiente: "Cuando se practica el sexo oral, somos más propensos a contraer una variedad del Virus del Papiloma Humano (VPH), el cual lleva al incremento de las posibilidades de contraer cáncer de boca".


El dentista e investigador Kerstin Rosenquist, responsable de la revelación de la Facultad de Odontología de la Universidad de Malmo, recomendó que el cunnilingus y la felación sean desterrados de nuestra vida sexual. Desde entonces, investigaciones posteriores han ido en esa misma línea. Sin embargo, los expertos en el tema del mundo ven alarmados que la alerta no ha causado el impacto esperado. Lo peor es que muchos adolescentes han optado por felaciones o cunnilingus, convencidos de que es bueno, rico y NO EMBARAZA. Ajenos a los otros riesgos, muchos de los cuales resultan irreversibles, los chicos campeonan en succiones, arriesgando sus vidas y las de sus actuales y futuras parejas.

El sexo oral nos puede infectar del VPH, del VIH-Sida y de una serie de enfermedades de transmisión sexual para las que no siempre hay una solución, sobre todo cuando no se les detecta a tiempo, como es lo usual.


La leucoplasia -tan famosa la semana que pasó- es uno de los riesgos del sexo oral. Se trata de un trastorno de las membranas mucosas de la boca, causado por irritación. Se desarrolla en la lengua, en la parte interna de las mejillas o en los genitales femeninos. La irritación se debe a las asperezas de los dientes, al uso de prótesis dentales, al hábito de fumar y... todo indica que también al sexo oral. Así lo dio a entender el presidente de la Sociedad Americana del Cáncer, doctor Élmer Huerta, en diálogo con RPP. "En 20% de los casos de leucoplasia se ha encontrado la variedad del Virus del Papiloma Humano (VPH).

Solo el 3% de las leucoplasias se convierte en cáncer. La gran pregunta es: ¿Cómo llega ese virus a la boca? Se ha pensado que podría ser a través del sexo oral", dijo Huerta.

Luis Cuéllar Ponce de León, jefe del Servicio de Infectología del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas, explica que el Virus del Papiloma Humano se adquiere por contacto, un contacto que puede ser sexual: anal, vaginal o urogenital (cunnilingus o felatio). "El cáncer depende del tipo de virus, lo que se llaman cepas. Hay cepas que producen cáncer y otras que no (solo causan algunos tipos de verruga). En el cunnilingus, la vagina de la mujer puede contagiar las cepas que producen cáncer, pero que este mal se desarrolle depende de otros factores".

¿Cuáles son esos otros factores?
El tabaco o las defensas bajas. Este virus actúa sobre todo cuando se está con las defensas bajas, pero eso no quiere decir que siempre. Otro factor puede ser la falta de higiene de la boca.


« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario